Faltabas tú

Publicado: 27 agosto 2012 en Európides, Faltabas tú, Mi poesía, Poemas

Marcharon todas las flores
para crear un hermoso lugar.
Eran millones y de colores
y ninguna se quiso quedar.
Lo mismo hicieron las nubes,
para así también admirar
y encontrar con sus virtudes
el lugar que han de regar.
Se fue también una estrella
para de cerca poder divisar,
la estampa divina y bella
que tanto se hacía presagiar.
Ya nadie se quiso perder
ese instante maravilloso.
Todos marcharon a ver
a ese cielo tan hermoso.
Nada quedó, solo el vacío,
todo se fue para empezar.
No se sentía calor ni frío,
ni de cerca la brisa del mar.
Y así pasó, que de repente,
cuando nadie lo esperaba,
algo nuevo y atrayente
nuestro cielo iluminaba.
Ahora sí, ya se entendía
y el silencio fue un clamor
lo más bello no existía,
faltaba ese nuevo color.
Un color que ya vivía
y que era el color del amor.
Európides
Anuncios

Brindo por la vida…
Por una vida que nos sonría,
llena de encanto y fantasía.
Llena de lugares hermosos
inmersos en nuestra alegría.
Brindo más allá de nuestra vida…
Por cada segundo y momento
de ahora y después de la partida.
Y que vivamos nuestro inicio,
sin fin, sin tensión y sin lamento.
Que vivamos sin suplicio
admirando todos esos mares,
ese cielo, esos verdes valles,
esas lindas y hermosas flores,
que en todas partes y lugares,
donan sus fragancias y colores…
Brindo contigo y brindo por ti…
Desde el principio hasta el fin,
brindo y brindaré contigo.
Brindo contigo y brindo por mí…
Brindo de por vida. ¡Chinchín!

Európides

Lo que haría

Publicado: 17 agosto 2012 en Európides, Lo que haría, Mi poesía, Poemas

¿Sabes lo que yo en tu caso haría?
Conformarme con lo que tengo,
llenar la vida de constante alegría
y sin olvidar de donde vengo,
sentir la vida misma porque es mía.
Mirar al cielo y admirarlo,
hasta dibujar algo bonito
que pudiera hasta tocarlo.
Algo que supiera a bendito.

Buscaría una blanca nube,

como la nieve, maravillosa…
Y si alguna bella ave me sube,
allí, te entregaría una rosa.
Y desde ahí arriba robaría
un trozo de cielo azulado,
que es lo que a ti te daría
si conservas así la alegría,
por estar siempre a mi lado.
Európides.
Dicen que los poetas,
marcharon para sufrir.
Estaban muy ofendidos
por mil y una tretas
que permiten infringir.
Dicen que los poetas
aplacaron los lamentos
y dieron sus alimentos
escritos como recetas,
cargados de fundamentos
con sus letras y sentir.
Dicen que algunos poetas,
pudieron calmar al viento
y cansados de las tretas,
dieron voz al descontento
a aquellos que padecieron
mil penurias y el tormento,
que aún les resta vivir.
Dicen que muchos poetas
están cansados de aguantar
cuando algunos por la “geta”
a todos nos quieren robar.
Son esas personas tan listas
ancladas en el sumo poder,
que a modo ruin, cual terroristas,
a todos nos quieren joder.
Dicen que los poetas
de versos llenaron todo.
Quitaron el sucio lodo
que otros quisieron dejar.
Y mil estrofas llegaron,
para sembrar una a una
lo que otros nos robaron
para hacerse con fortuna
y llegarnos a arruinar.
Dicen que los poetas
cruzaron mil fronteras
y mentes prodigiosas
pudieron conquistar.
Que voces verdaderas,
se alzaron ostentosas
con armas poderosas
haciéndose notar.
 Európides

Apagado amor

Publicado: 6 agosto 2012 en Apagado amor, Európides, Mi poesía, Poemas
Abrí mi corazón ya vacío
para ver como aquel amor
sin llama, se apagaba.

Abrí mi mente calmada

esperando que aquel dolor
ardiente, me abandonara.
Abrí mi triste alma
para admirar su resplandor.
Y vi que mi alma ya no brillaba.
Se acabó para siempre el amor, 
Todo terminó, todo se apagó.
Y ella, ella ya no me amaba…
Európides

Es una pena que algo tan simple como el estar en cualquier puesto en el mundo de la política, se haya confundido con la forma más rápida de enriquecerse a costa de otros.
Y es que si no hubiesen tantos abusos se podría funcionar, pero ha sido objeto de escalada de todos y cada uno de los “listos”, vividores y aprovechados que han tenido potestad para hacer y deshacer todo lo que les ha venido en gana y todo, claro está, con la Ley de su mano, legislando lo que más les interesa, hasta tal punto de garantizarse sueldos abusivos, dietas desorbitadas por cualquier motivo, despidos y ceses con indemnizaciones millonarias. Y por si fuera poco, asegurándose puestos en empresas privadas tras sus legislaturas, hacer concesiones a esas mismas empresas. O bien, garantizándose un puesto de trabajo fantasma al que ni asisten, asegurándose además de sus pensiones, puestos vitalicios en donde cobran una barbaridad, como puede ser por ejemplo el Consejo del Poder Judicial.

Y hacen bien, porque nadie se lo impide y además, los “tontos” de los ciudadanos les dan su confianza ciega para que hagan lo que quieran, que aprueben las leyes, decretos, decretos-ley y normas que les favorecen siempre.

El resultado es que no se puede mantener a tanto vividor, sumando a presidencias y órganos de gobierno de CCAA, diputaciones, concejalías, embajadas porque entre unos y otros, se están comiendo al país, el futuro del país y probablemente hasta nuestras pensiones.

El manifestarse, el hacer huelgas o cualquier otra opción similar, no vale para nada. Y para muestra sirva cuando la ETA mataba y se hacían esas manifestaciones. No servían para nada, excepto para mostrar el rechazo, pero para nada más, seguían matando.

Y con estos delincuentes legales pasa lo mismo. Se pueden hacer manifestaciones y huelgas, pero les da igual, porque encima la ley que ellos crearon les ampara en ese continuo despilfarro y malas gestiones.

La única solución es que se les ganara en las urnas con un partido nuevo, donde la única ambición de los políticos sea el cargarse el sistema, el derogar las leyes que les otorgan tantos privilegios, el hacer desaparecer a tantos puestos políticos inútiles, el gestionar y gobernar de otra manera y evitando que nadie se enriquezca a costa de los demás. Y por supuesto, que todos los ciudadanos estén debidamente representados.

Los españoles nos merecemos algo mejor, lo mejor. Y no son los políticos actuales ni los que estuvieron anteriormente los que están por la labor de darnos una mayor calidad de vida, pues los partidos mayoritarios y el resto también, solo buscan su propio interés y se olvidan de su principal razón de existir, el gobernar de forma noble defendiendo los intereses de los ciudadanos y no los suyos propios.

Desde que se instauró en España la democracia, una amplia mayoría de los españoles, hemos ido a nuestra gran cita con las urnas, para votar al partido político que más se acerca a nuestras ideas, al que más confianza nos da o al que nos ha convencido por las propuestas, directrices y promesas que sus candidatos nos expresan.

Todo este planteamiento real está muy bien y se supone que así debe de ser, pero claro está que, cuando votamos a ese partido, salga o no, le estamos dando la confianza durante cuatro largos años. Y durante esos cuatro largos años, pasan muchas cosas…

Ahí, nos damos cuenta de que con algunas cuestiones que se aprueban estamos de acuerdo totalmente, pero con otras cuestiones y otras medidas que se toman, no estamos en nada de acuerdo porque no nos convienen ni nos interesan o incluso nos perjudican enormemente y nada podemos hacer para evitarlo.

Solo nos queda el recurso de mostrar nuestra disconformidad en conversaciones con los amigos, con los compañeros de trabajo o con la familia. En algunos casos, los colectivos más afectados se pronuncian, hacen manifestaciones y huelgas, pero aunque cuentan con la solidaridad del resto, no se hace patente y quedan aislados a su suerte, que al final es la que le otorga el partido político que gobierna según su conveniencia y no la conveniencia de ese colectivo, teniendo que ceder en parte y saliendo con casi toda seguridad, casi igual de perjudicado, pero acallado por alguna pequeña concesión.

Y esto ocurre porque realmente, estos partidos políticos, no nos representan totalmente, pues le hemos dado “carta blanca” durante cuatro largos años, para que hagan y deshagan lo que quieran. Y si el anterior que estuvo en el Poder, ya había aprobado algo o ya estaba en marcha, se ha vuelto atrás, sin importar en absoluto el estudio que se haya hecho sobre ese asunto o el gasto que ya ha supuesto para el país. Esto, lo han hecho unos y otros.
Lo dicho, no nos representan, representan a sus mismos partidos, pero no a nosotros.

Por todo esto, aunque le demos la confianza a uno u otro partido político, deberíamos estar representados para que se tengan en cuenta a todos los ciudadanos, desde los más ricos hasta los más pobres, desde los que practican alguna religión, hasta los que no practican ninguna, desde los homosexuales hasta los heterosexuales, desde los de raza blanca hasta cualquier otra raza, desde las profesiones mas favorecidas hasta las menos…

Y lo ideal sería y es, que exista, al margen de lo que ya hay, un Partido Político que se aparte de los intereses propios de los partidos y que nos represente, sin olvidar a ningún sector ni a ninguno de los colectivos de cualquier índole o tendencia, porque eso sí es democracia y no las engañosas circunstancias que nos someten y aplastan cada vez que les interesa o quieren.

Este Partido del Pueblo o Grupo del Pueblo, al margen de que gobierne otro, debería estar formado por todos estos colectivos o sectores de profesiones, razas, sexo, opinión y religión, de tal forma que nadie quede sin estar representado. Y su cuantía de miembros, en relación proporcional al número de ciudadanos acordes a ese sector o colectivo, contando el colectivo o sector mas minoritario, con al menos un representante.

Sólo así estaríamos en cada momento representados.

Para lograr esto, hay que trabajar mucho, todos debemos aportar nuestro granito de arena a través de la unidad y ganarles en las urnas democráticamente con la convicción de crear un entorno mejor para todos, pero todo eso, en nosotros está el poder conseguirlo.

Vos burláis

Publicado: 24 julio 2012 en Európides, Mi poesía, Poemas, Vos burláis
¿Pensáis Vuesas mercedes,
que en saliendo de mi casa,
comiendo higos y pasas,
beneficiome a la Mercedes?
Así es, ¡Voto a bríos!
y apuntando a vuesa panza
con la punta de mi lanza
he de abríos…
Don Jenaro, ¿Vos burláis?
No consiento aquesta afrenta
y en bebiéndome esta menta
u os mato o me matáis.
Id terminando presto
vuesa agua mentolada.
Yo tomaré de aquesto,
vino y afilóme la espada.
Y decidme bellaco y rufián.
Contadme vuesa aventura…
¿La doncella goza cual pan
o se rasga las vestiduras?
Mucho saber queréis Vos.
La doncella sí se esmera.
De mirarla entrome tos
y para colmo carraspera.
Si vuesa merced no me mata
y las cuentas se saldasen,
yo avisole con gusto
y desde aquesta buena mata
cuando las doncellas measen
o al bañarse enseñasen
sus ofrendas y su busto.
Que aquesto, ni se percata…
Marchad pues tranquilo
mal rufián y buen bellaco
que iré afilando mi taco,
id Vos y traedme tabaco
por si acaso me las quilo.
Európides