Archivos de la categoría ‘Tráfico’

ALGO PARA PENSAR

Publicado: 17 septiembre 2008 en Ciudadano, Salud, Tráfico, Vehículos
Aunque no sé de quien es, aqui les dejo un bonito relato que puede sernos de utilidad respecto a nuestra forma de actuar y pensar.

La ayuda al prójimo es fundamental, palabras que escasean en pleno siglo XXI.

Antonio, un padre de familia, cierto día, cuando regresaba del trabajo, se encontró con un atasco de tráfico infernal y notó que un señor conducía apresuradamente, cortándole el paso a todo el que podía al tratar de abrirse paso entre los vehículos. Cuando se aproximó al vehículo de Antonio, se le atravesó de una manera tan brusca que por poco ocurre una colisión.En ese momento, Antonio tuvo deseos de insultarlo e impedirle el paso, pero luego pensó:- ¡El pobre! Está tan nervioso y apurado… ¡Sabrá Dios si tiene un problema serio y necesita llegar cuanto antes a su destino!Con estos pensamientos, detuvo por completo su auto y lo dejó pasar. Al llegar a casa, Antonio recibió la noticia de que su hijo de tres años había sufrido un grave accidente y había sido llevado al hospital por su esposa.Inmediatamente se dirigió al hospital; al llegar, su esposa corrió a sus brazos y lo tranquilizó diciéndole:- Gracias a Dios todo está bien. El médico llegó justo a tiempo para salvar la vida de nuestro hijo; ya está fuera de peligro.

Aliviado, Antonio pidió hablar con el médico para agradecerle.
Cual no sería su sorpresa cuando vio que el médico era ese señor nervioso y apurado a quien le había cedido el paso casi una hora antes…
“Hay que estar siempre dispuesto a ayudar al prójimo, independientemente de su apariencia o condición económica. Trata de ver a los demás más allá de las apariencias.Imagina que, detrás de esa actitud que no entiendes, existe una historia, un motivo que puede
llevar a esa persona a actuar de una manera determinada”.

ASESINOS AL VOLANTE

Publicado: 10 septiembre 2008 en Accidentes, Educación Vial, Tráfico, Vehículos

No pasa un día, en el que no tengamos noticias de algún accidente de tráfico que desgracie a mas de una familia.

Los principales motivos son entre otros, el descuido, las distracciones al volante, las sustancias psicotrópicas, el consumo excesivo de alcohol y el exceso de velocidad.

Y podemos leer en la prensa que “un turismo que circulaba a 170 kilómetros por hora, colisiona con otros dos turismos, causando cuatro muertos y cinco heridos graves”.

O que “un turismo que circulaba en dirección contraria, hiere de gravedad a tres peatones. El conductor dió positivo en las pruebas de alcoholemia y no tenía el carné de conducir”.

Contra el descuido y las distracciones al volante, la solución empieza en la concienciación y la sensibilización de los conductores, con campañas publicitarias que traten de informar de las causas mas frecuentes de estos descuidos (poner música, atender a la mascota, el teléfono móvil, el GPS, etc.). Y por supuesto, una educación vial mas completa y mas sólida, desde cuando se inician los estudios de Primaria, hasta cuando se dan clases para obtener el permiso de conducir.
Para ello, sería conveniente que se incrementara esta formación, que a al cabo de los años, puede evitar desgracias.

Respecto al exceso de alcohol y otras sustancias, se podría aplicar lo mismo, sensibilización y concienciación, formación e información. Y además, endurecimiento de las penas cuando se provoque un accidente grave o alguna muerte.

En el exceso de velocidad, para el conductor, son aplicables las medidas anteriormente expuestas, pero claro, excepto las multas, no hay nada al margen, que le impida circular con su vehículo a la velocidad que le dé la gana…

Hay muchos turismos que alcanzan los 200 kilómetros por hora e incluso mas.

Sin embargo, el máximo de velocidad permitido es de 130 kilómetros por hora.

La solución es muy sencilla y ahí les dejo una pista.

Que el Gobierno actúe en consecuencia creando las Leyes necesarias, para colocar en todos los vehículos limitadores de velocidad.