Archivos de la categoría ‘Sociedad’

Vivir en una comunidad puede resultar molesto o grato para ti, al igual que molesto o grato para los demás. Todo depende de que los que convivan, sepan hasta donde pueden llegar y seguir ciertas normas de conducta y de civismo, que sin duda garantizarán el que la convivencia sea sostenible para todos.

Por eso hay que empezar por poner cada cual de su parte intentando en todo momento, el no hacer nada que pueda molestar o perjudicar, el no hacer lo que no te gustaría que otros hicieran, evitando en lo posible el no hacer ruidos innecesarios, el no poner la música demasiado alta, el no arrojar nada por las ventanas, el respetar la siesta de los demás y sobre todo, cuando todos duermen por la noche.

Es los espacios comunes de tu portería, usa todo como si estuvieras en tu casa, que es tuyo también y debes cuidar el que se encuentre todo limpio. Y si accidentalmente cae algo que no quieras o se mancha algo, recógelo y limpia lo que has manchado tal como harías en el interior de tu propia vivienda.

No retengas los ascensores mientras hablas con alguien, piensa que si te lo hicieran a ti y tuvieras prisa, tampoco te gustaría…

No enciendas las luces si es de día y hay claridad, solo ocasionaría un gasto a ti y a los demás.

Intenta mantener el garaje o aparcamiento limpio y no acumules trastos y enseres que además de molestar, dan un aspecto no deseado.

Tampoco está de más un poco de cordialidad y amabilidad con tus vecinos, poco cuesta saludar, el dar los buenos días o el ayudar o abrir la puerta cuando una madre va a entrar con el cochecito de bebé o alguien excesivamente cargado de compra. Son detalles que siempre te agradecerán y que obligan a responder con una grata sonrisa.

En las zonas comunitarias haz lo mismo que anteriormente y usa todo lo que quieras, pero igualmente no tires nada y dale un buen uso. Si dispones de barbacoas, cuando acabes déjalo todo limpio tal y como te gustaría encontrarlo. Y por supuesto, no dejes acumuladas basuras, eso solamente trae malos olores, bichos y enfermedades, por lo que es conveniente que la tires al contenedor de basura más próximo.

Si dispones de piscina, por higiene y en consideración a los demás, dúchate bien antes de entrar en la misma (que la piscina no es tu bañera, es tu piscina) y no derroches más agua que la precisa, asegurándote de cerrar bien el grifo después de usarla. Y por supuesto, que tus hijos hagan lo mismo.

Puedes llevar invitados, claro que sí, pero igualmente, deben de cumplir todas las normas y tú, al igual que con tus hijos, eres el responsable de sus actos.

No olvides que eres el responsable de tus hijos y que deben de estar constantemente vigilados. Basta menos de un minuto, para que manipule algún cable y se electrocute, que se caiga a la piscina y que se ahogue o que se dé jugando un golpe en la cabeza por subirse en cualquier sitio, por poner algunos ejemplos…

Nunca te perdonarás el haber perdido a un hijo para siempre o que quede mal de por vida por no haber estado allí para evitarlo. Una indemnización no te lo devolverá…
Los niños deben jugar y pasarlo bien, deben disfrutar de esas instalaciones que para eso están, pero los padres estamos para decirles qué es lo que está bien y pueden hacer y qué es lo que no está bien y no deben hacer.

Y para decir eso, no olvides que debes de estar siempre pendientes de ellos, porque evitarás también el que manchen, tiren piedras o tierra, rompan plantas o cualquier otra cosa, manipulen lo que no deban o que molesten a otras personas tirándoles tierra, pegándoles pelotazos o saltándoles cerca en la piscina con el fin de molestar.

Las demás personas no tienen la culpa si les tienen que llamar la atención a tus hijos, los únicos responsables de que eso ocurra, son los padres que no están allí y dejan a sus hijos solos sin importarles lo que les pueda pasar o que se ganen el calificativo de maleducados o que incordian, pues en ausencia de los padres, suelen comportarse en algunos casos peor y suelen hasta faltar el respeto.

En tu mano está el evitarlo. Estas son algunas claves, aunque hay muchas más para poder convivir lo mejor posible con los demás en un ambiente más cálido, deseado y agradable, que ayudará a que aumenten todos, su calidad de vida.

>

Estimados amigos y lectores:
Sé que en la actualidad, no se valora en exceso a los poetas o a los que se lanzan a la aventura de plasmar sus pensamientos en el papel y ponerlo a disposición de los demás. Y los que lo hacen, normalmente pasan inadvertidos porque conseguir la fama o conseguir hacerse con un lugar privilegiado es complicado y difícil.
Realmente, de los grandes autores como Alberti, Juan Ramón Jiménez, Lorca, Bécquer, Rosalía de Castro, Espronceda, Machado o Miguel Hernández ( por citar algunos);  de sus obras, la mayoría de las personas pueden recordar a lo sumo, un par de estrofas o algún poema en concreto. Otros poemas, han corrido mejor suerte y son conocidos por colectivos que de ese poema han hecho una tradición y es conocido por muchos. O bien, han tenido la póstuma suerte de que han sido inmortalizados con una bonita canción o por unos hechos acaecidos.
Yo no tengo ninguna fe para que en mi caso, pueda sobresalir en este sentido, aunque quienes las leen, al menos a mi, me dicen que son muy buenas o que les gusta mucho, cosa que agradezco, pues siempre viene bien el que te reconozcan alguno de tus méritos, si es que en este caso lo son, que no lo sé. Pero desde hace algún tiempo, algunos compañeros míos de la red, me vienen aconsejando sobre la posibilidad de escribir un libro de poemas y así lo hice.
Así que al final y ya decidido, he reunido algunos de mis poemas y los he incluido en un pequeño librito que me acaban de publicar, con el título Poémides, para ir en consonancia con mi blog de poemas.

Los que os habéis pasado por Poémides, conoceréis más o menos mi estilo y el sentido que le puedo dar a cada poema, en el que muchas personas confiesan verse identificados de alguna manera y comentan al respecto lo que les viene al pensamiento o extraen conclusiones propias que les pueden hacer meditar.
Y en ese sentido, es así, de un poema, cada estrofa, cada palabra dicha de una forma o de otra, da cabida y luz para que la persona que lo lee, lo interprete a su forma o según sus propias vivencias o criterios.
Por eso un libro de poesía o un libro de poemas, no tiene la necesidad de ser extenso, como cualquier otro libro. Y se asemeja más a una pintura, en la que el artista, a través de una idea representa lo que quiere hacer llegar a los demás y le da su propia interpretación, que algunos captarán , y otros captarán y verán esa creación desde otra perspectiva diferente, pero al mismo tiempo le darán una interpretación que es acorde a lo que quería en su momento reflejar el pintor en su obra.
Por eso, solamente con que uno, dos o tres poemas de los míos, fueran muy buenos, eso ya sería un gran éxito, porque hay quien escribe miles y ahí quedan, sin pena ni gloria.
Los he hecho en dos formatos y calidades, Poémides en edición de lujo (en la foto de la izquierda), con 40 páginas a todo color, con poemas seleccionados y en papel de alta calidad  satinado y que queda realmente como una joya de coleccionista porque está impreso en formato ya adecuado para los poemas. Y otro con un poco más de contenido, (en la foto de arriba)  con 47 páginas pero más económico y normalito  en cuanto al diseño y calidad del papel Poémides en edición normal (podéis ver una vista previa de los mismos, en donde se muestran algunas páginas). No descarto de momento, el ir añadiéndole contenido sucesivamente a esta edición más económica. La parte buena es que ni pesan, ni ocupan mucho, así que son fáciles de llevar en cualquier sitio, lo que suponen una gran ventaja ante otros, por ser más manejable.
En cualquier caso, creo que a quien comprenda y entienda la poesía, le va a gustar  o le puede gustar, aunque le sepa a poco en cuanto al número de páginas y poemas, pero no siempre se está capacitado o inspirado para realizar un buen poema. Y a veces, el crear uno, puede llevar días o semanas. Otros,  vienen a la mente ya escritos y salen solos y creo que nunca averiguaré el por qué.

Lo que sí os pediría es que si sois tan amables, es que os paséis por aquí o por aquí y me dejéis algún comentario con lo que os parece o si os gustan mis poemas y observaréis que hay también unas estrellitas para valorarlos del uno al cinco, que supongo que eso servirá para que suba en los puestos de valoración de los lectores o de los que lo han adquirido, que como ya os he comentado, la mayoría de esos poemas, los podréis ver en Poemides y así tener una impresión más o menos clara de lo que os podéis encontrar. La elección de tenerlo en papel o no, eso ya es cosa de cada uno y dependiendo de la forma que utilice habitualmente para leer y si le gusta la poesía, claro…

El otro día, caminando por el paseo de una playa, vi a una mujer sentada en un banco de cara al mar y leyendo un libro. En ese momento pensé en la sensación que se debe sentir cuando por casualidad, se llega a ver a una persona desconocida, que esté leyendo un libro tuyo en la playa, en el campo, en el metro, en el tren, en la ciudad… 

Muchas gracias a todos y perdonad por darme en cierta forma publicidad, pero qué menos también, que el tener el detalle de compartir con mis lectores y amigos algo que verdaderamente me hace mucha ilusión, porque todos los días, no se escribe o se publica un pequeño libro.
Un abrazo a todos.
Európides

>

La educación falla y ese error es la cuna que ayuda luego a elegir un mal camino, a estar desposeído de valores y de virtudes, dejando la puerta abierta a que el futuro de ese niño, vaya por la vía de la delincuencia o que no se adapte a la sociedad como un ciudadano ejemplar.


Efectivamente gran parte de la educación que un niño puede recibir, se cede a todo ese conjunto de actividades que hacen que esté todo el día ocupado y los padres queden sin ejercer parte de su responsabilidad como tales.


Pero esto ocurre en los padres que están preparados y en los que no lo están, pero es lo más cómodo para ellos, el que otros hagan su trabajo bien o mal. Y el resultado lo podemos apreciar en el conjunto de nuestra sociedad y tal vez se deba a la falta de sintonía entre padres y profesores, que unido a todas las carencias que presentan muchas familias, dan el resultado negativo.


Se debe de prestar ayuda a aquellos padres que por su carencias, necesitan un apoyo en la educación de sus hijos, para que de este modo tengamos el día de mañana personas íntegras, que estén capacitados para convivir y crear una sociedad mejor y más justa. 

Lo lamentable es que, como en todo, el remedio se busca cuando ya se ha caído en el error, en lugar de prevenir formando. 

Esto se ve en los Juzgados, fundamentalmente de Menores, en los que vemos esos primeros encuentros del menor con el delito, si nos fijamos, la mayoría, aunque pueda haber alguna excepción, son menores pertenecientes a familias con bajo nivel cultural, desestructuradas, con déficit de todo tipo, que suelen carecer muchas de ellas, de una figura paternal o maternal preparada que les sirva de apoyo y referencia.

Y por otro lado, está el entorno marginal, cercano a problemas como la droga. 

Es entonces cuando las instituciones imparten esos cursos formativos y de apoyo, tanto al menor como a su familia, pero ya en muchos casos es un poco tarde, y el resultado no siempre es todo lo óptimo que se desea. Se trata pues, de actuar antes de fracasar, de este modo está más garantizado el éxito deseado.

Bajo mi punto de vista creo que lo mejor sería que se hiciera algo para que esos padres carentes de un nivel aceptable para dar una educación correcta a sus hijos, asistieran de forma obligatoria a cursos, en donde pudieran aprender todo lo necesario para poder dar una correcta educación a sus hijos.


Esto, unido al esfuerzo de los centros docentes, con un buen programa de formación para ser un buen ciudadano, adaptarse a nuestra sociedad y a ser una buena persona.


Pero para eso sería necesario que existiera complicidad y coordinación entre los padres y profesores, para ir puliendo todas las carencias y fomentando el aprendizaje de los niños para conseguir esos grandes objetivos.


Al menos así lo veo yo y creo que sería lo más acertado, en vez de dejar todo en manos de los profesores, que tampoco se puede decir que sean perfectos todos, ni todo en manos de los padres, que tampoco lo son.


Pero si se vinculan y se aúnan esfuerzos, con una buena metodología para esas enseñanzas, se conseguiría mucho, más de lo que se pueda llegar a pensar.


Y por supuesto, sin adoctrinamientos de ninguna clase, como por desgracia algunos profesores por su cuenta y riesgo intentan inculcar.


Ahí podría estar la disyuntiva y la diferencia entre tener en el futuro ciudadanos ejemplares y útiles a la sociedad o despojos y carne de cañón de cárceles preparados para delinquir y consumar delitos.


Un saludo a todos.
Európides

>

Paseando por la red, a veces nos encontramos cosas curiosas y otras muy útiles como los consejos, pues si estos consejos se siguen, está claro que podremos llegar a ser mejores, tener una vida mejor o mejorar nuestra salud.

Del blog de LAURAMAR, Abierta a la vida, he extraído estos buenos consejos y las fotos, que dan idea y reflejan el estado de bienestar al que se puede llegar al que los siga.
Encontrarás también algunos post dedicados a la ecología, al amor y el naturalismo acompañados de buenas fotos.
 Le concedemos el Premio Európides al Buen Blogger, por dedicarse a intentar con los consejos de su blog,  ayudar a los demás. Encontrarás además en su blog post muy variados que te gustará leer y te dejarán algo de bienestar o tal vez hasta pienses llevar a cabo alguno de esos propósitos.
Son muchos, 36 consejos, pero tal vez valga la pena. Ahí van. ¿Te atreves y lo intentas?
1.  Camina de 10 a 30 minutos todos los días; mientras caminas, sonríe.

2.  Siéntate en silencio por lo menos 10 minutos cada día; enciérrate si es necesario.

3.  Escucha buena música todos los días, es auténtico alimento para el espíritu.

4.  Al levantarte en la mañana, hazte un propósito definido.

5.  Vive con las tres E’s: energía, entusiasmo y empatía.

6.  Juega más juegos que el año pasado.

7.  Lee más libros que el año pasado.

8.  Mira al cielo al menos una vez al día y date cuenta de la majestuosidad del mundo que te rodea.

9.  Sueña más mientras estás despierto.

10.  Trata de hacer reír a por lo menos tres personas cada día.

11.  Elimina el desorden de tu casa, tu auto y tu escritorio y deja que nueva energía fluya en tu vida.

12.  No gastes tu precioso tiempo en chismes, cosas del pasado, pensamientos negativos o cosas fuera de tu control.  Mejor invierte tu energía en lo positivo del presente.

13.  Date cuenta que la vida es una escuela y tú estás aquí para aprender.  Los problemas son lecciones que van y vienen; lo que aprendes de estos es para toda la vida.

14.  Sonríe y ríe más.

15.  No dejes pasar la oportunidad de abrazar a quien aprecias.

16.  La vida es muy corta como para desperdiciar el tiempo odiando a alguien.

17.  No te tomes a ti mismo tan en serio; nadie más lo hace.

18.  No tienes que ganar cada discusión; acepta que no estás de acuerdo y aprende del otro.

19.  Ponte en paz con tu pasado; así no arruinará tu presente.

20.  No compares tu vida con la de otros; no tienes idea del camino que ellos han andado en la vida.

21.  Nadie está a cargo de tu felicidad excepto tú mismo.

22.  Recuerda que tú no tienes el control de todo lo que te sucede, pero sí de lo que haces con ello.

23.  Aprende algo nuevo cada día.

24.  Lo que la demás gente piense de ti no es de tu incumbencia.

25.  Aprecia tu cuerpo y disfrútalo.

26.  No importa que tan buena o mala sea la situación, ésta cambiará.

27.  Tu trabajo no se ocupará de ti cuando estés enfermo; tus amigos sí lo harán.  Mantente en contacto con ellos.

28.  Desecha cualquier cosa que no sea útil, bonita o divertida.

29.  La envidia es una pérdida de tiempo; tú ya tienes todo lo que necesitas.

30.  Lo mejor está aún por venir.

31.  No importa cómo te sientas, levántate, vístete y asiste.

32.  Llama a tus familiares con frecuencia y mándales correos diciéndoles que piensas en ellos.

33.  Cada noche antes de acostarse da gracias por lo recibido y logrado.

34.  Recuerda que estás demasiado bendecido como para estar estresado.

35.  Disfruta del viaje.  Sólo tienes una oportunidad; sácale el mayor provecho.

36.  La vida es bella, disfrútala mientras puedas.

>

El destino me preparó un camino muy difícil en la vida, pero se equivocó conmigo y ese camino, traté por todos los medios de hacerlo fácil y hasta ahora, lo he ido consiguiendo.
La vida te pone trampas y en algunas se cae o eres más susceptible para caer en ellas sin apenas darte cuenta.
Y ahí llega el problema…
Problema que tal vez tú, tengas la clave para hacerlo más grande o más pequeño. O que la solución a ese problema, esté en manos de otros.
Si la clave la tienes tú, tienes que luchar para conseguir reducirlo o que desaparezca y si está la clave en otros, siempre tienes la opción de tratar también que esa o esas personas, pongan todo su interés en resolverlo.
Y lo que al final queda, es lo que hay que afrontar con voluntad y firme propósito, porque si no, corres el riesgo de hundirte.
De ti depende…
Európides
Mi blog se muere y lo noto. Como nos pasará a todos algún día y a otros ya les ha pasado y en estos días, por lo menos en España, se contribuye al negocio que en este sentido está montado por la costumbre de ir a visitar al cementerio a nuestros seres queridos.
Millares de personas limpiando y adecentando tumbas, nichos y panteones, comprando esas flores naturales tan bonitas para depositarlas en el lugar en el que yacen nuestros familiares. Y otras personas más prácticas en este sentido, ya que las flores se marchitan, compran flores de material plástico con el fin de que les duren hasta el año próximo en el que volverán a esa cita ineludible. Unos porque lo ven como una obligación, otros por el qué dirán de su abandono y otros porque verdaderamente era un ser querido para ellos.
Lo que para unos es un sufrimiento, para otros es un negocio y mucho capital se mueve en torno a los fallecimientos: Seguros de vida, seguros de decesos, tanatorios, crematorios, propiedades en los cementerios, urnas, nichos con mármoles grabados, panteones acristalados, estatuas, flores…
Y muchos dejan escrito o dicho de palabra, lo que quieren que se haga con su cuerpo una vez haya fallecido, que lo quemen, que echen sus cenizas al mar, que lo entierren, que donen sus órganos…
Y yo me pregunto…
¿Hasta cuando?
¿Cambiará en el futuro la postura que tenemos ahora hacia los fallecidos o por el contrario este negocio para algunos a costa del sufrimiento de otros, irá en aumento?
Algún día, tal vez lejano, cambie nuestra forma de ver las cosas y quien sabe si a lo que ahora le damos tanta importancia, en el futuro no le demos ninguna…
Qué ingenuos somos…
La hijab y la huchab

Pues así es, dije que no iba a escribir, pero hasta las cabras son mentirosas, como aquel chiste en el que un ventrílocuo, preguntaba a los animales que con quien hacían el amor y cada uno de los animales, decía con quien lo hacía. Pero al llegar el turno de las ovejas y las cabras, el pastor se adelantó a decir… “A las ovejas y a las cabras no les pregunte, que son muy mentirosas”.
Y la verdad es que no veo que la cosa haya mejorado, muy al contrario, se sigue igual o peor, pero no tengo por qué sufrir el castigo de no escribir, cuando los que se merecen estar sin recreo son ellos.
Y como nadie hacía una huelga, la hacen ellos mismos a sabiendas de que pocos iban a participar porque los pocos que trabajan, no se pueden arriesgar a perder ese puesto por un simple capricho. Por lo que vendría mejor en vez de una huelga o una manifestación, “una manifestasiete” de siete días sin servicios mínimos y que les tiren tomates como en la tomatina de Buñol. Al menos yo les iba a tirar siete mil kilos de tomates.
Ya decía en mi otro blog, el de worpress, en donde pongo además algunos poemas, que la vida sigue igual y por lo menos, nos queda la satisfacción de que los deportistas españoles, están dando la talla, cosa que nuestros políticos no. Y sin querer, nuestros deportistas, enmiendan los graves problemas de identidad que actualmente padecemos en España, causados por la negligencia y el ansia de gobernar que les ha caracterizado siempre.
De un plumazo, quitaba la tontería de algunas comunidades autónomas en su obsesión por obligar a otro idioma y a lo absurdo que resulta ver en España otras banderas que no tendrían que estar y no se debiera consentir, excepto la de la Comunidad Europea.
También quitaba de un plumazo, a ese nuevo partido islámico al que van a votar hasta el último moro y quiere hacerse fuerte en varios puntos estratégicos. Y lo conseguirán por inútiles que somos. 
Y a ese par de ministerios que están de pegote y que no sirven para nada, excepto para darle alas a las feministas, que ya vuelan más alto que la misma NASA. Pobres padres separados, que os veo viviendo en cubos de basura, porque estas víboras, se lo llevan todo…
Ahora quieren también, que el acusado de discriminar por raza o edad, tiene que demostrar su inocencia. Por lo que si alguien te cae mal, le pones una denuncia de que te ha llamado “viejo, gordo y feo”, y no tiene defensa, porque es mi palabra contra la suya y no puede demostrar que no lo ha dicho. Eso pasaba en la guerra civil, te acusaban, te pegaban y martirizaban hasta que dijeras lo que querían oír, que para que te dejaran en paz lo decías y luego te fusilaban por rojo o facha.
Y así todo, no arreglan nada y estropean todo. Todo sigue igual, pero eso sí, muy contentos con el mundial.