Archivos de la categoría ‘Sexo’

La hijab y la huchab

Pues así es, dije que no iba a escribir, pero hasta las cabras son mentirosas, como aquel chiste en el que un ventrílocuo, preguntaba a los animales que con quien hacían el amor y cada uno de los animales, decía con quien lo hacía. Pero al llegar el turno de las ovejas y las cabras, el pastor se adelantó a decir… “A las ovejas y a las cabras no les pregunte, que son muy mentirosas”.
Y la verdad es que no veo que la cosa haya mejorado, muy al contrario, se sigue igual o peor, pero no tengo por qué sufrir el castigo de no escribir, cuando los que se merecen estar sin recreo son ellos.
Y como nadie hacía una huelga, la hacen ellos mismos a sabiendas de que pocos iban a participar porque los pocos que trabajan, no se pueden arriesgar a perder ese puesto por un simple capricho. Por lo que vendría mejor en vez de una huelga o una manifestación, “una manifestasiete” de siete días sin servicios mínimos y que les tiren tomates como en la tomatina de Buñol. Al menos yo les iba a tirar siete mil kilos de tomates.
Ya decía en mi otro blog, el de worpress, en donde pongo además algunos poemas, que la vida sigue igual y por lo menos, nos queda la satisfacción de que los deportistas españoles, están dando la talla, cosa que nuestros políticos no. Y sin querer, nuestros deportistas, enmiendan los graves problemas de identidad que actualmente padecemos en España, causados por la negligencia y el ansia de gobernar que les ha caracterizado siempre.
De un plumazo, quitaba la tontería de algunas comunidades autónomas en su obsesión por obligar a otro idioma y a lo absurdo que resulta ver en España otras banderas que no tendrían que estar y no se debiera consentir, excepto la de la Comunidad Europea.
También quitaba de un plumazo, a ese nuevo partido islámico al que van a votar hasta el último moro y quiere hacerse fuerte en varios puntos estratégicos. Y lo conseguirán por inútiles que somos. 
Y a ese par de ministerios que están de pegote y que no sirven para nada, excepto para darle alas a las feministas, que ya vuelan más alto que la misma NASA. Pobres padres separados, que os veo viviendo en cubos de basura, porque estas víboras, se lo llevan todo…
Ahora quieren también, que el acusado de discriminar por raza o edad, tiene que demostrar su inocencia. Por lo que si alguien te cae mal, le pones una denuncia de que te ha llamado “viejo, gordo y feo”, y no tiene defensa, porque es mi palabra contra la suya y no puede demostrar que no lo ha dicho. Eso pasaba en la guerra civil, te acusaban, te pegaban y martirizaban hasta que dijeras lo que querían oír, que para que te dejaran en paz lo decías y luego te fusilaban por rojo o facha.
Y así todo, no arreglan nada y estropean todo. Todo sigue igual, pero eso sí, muy contentos con el mundial.

Desde hace ya dos décadas o incluso un poco más (en mi caso, llevo 25 años trabajando con ordenadores), internet, abrió las puertas a un nuevo mundo en donde prácticamente nos movemos todos. Unos por razones de trabajo y otros por razones de trabajo y ocio, o simplemente puro ocio.

Y es que nos sirve para todo, para leer la prensa, para buscar cualquier dato o información, para ver videos, películas, fotografías, sexo, pornografía, juego y apuestas o simplemente para jugar a algo.

Sirve además para que te puedas relacionar y conocer a otras personas. Porque detrás de cada ordenador hay una persona con la que puedes escribirte o charlar, tener una videoconferencia o intercambiar fotos y otras cosas…

Quizás por aquí puedes encontrar más fantasía, más ilusiones, puedes idealizar a personas y puedes incluso permitir que alguien se ilusione contigo y te idealice también.

En parte, aleja esa soledad que muchas personas vivían y no tenían con quien compartir nada, ni a quien contar nada, porque si salía a la calle, no se iba a poner a contarle a nadie sus problemas, sus inquietudes sus penas o alegrías, porque esa relación humana suele ser más fría y no da pie a que nos abramos hacia los demás de un modo directo.

Por eso se da el caso que a través de la red, esa timidez se pierde y en poco tiempo, llegas a contar lo que nunca le habías contado a nadie, contándoselo eso sí, a un extraño o a una extraña.

Al poco tiempo muchos chicos y chicas introvertidos y extrovertidos, intercambian sus móviles y los ves sonrientes por la calle intercambiando mensajitos y quizás se sientan más felices de tener a alguien con quien compartir una parte de su vida.

A otros y a otras personas, este mundo virtual les pasó factura y vieron troncados sus sueños con falsos amores , llegándolo a pasar muy mal. Es un precio alto que hay que pagar en un sitio cargado de verdades y de mentiras. En donde sin ir más lejos, a veces se abandona a tu propia familia idealizando a otras personas que si las vieras, te darías cuenta de que no son ni mejores ni peores que las que tengas a tu alrededor, sino igual.

Disfruta de la red, pero sé realista, quédate con lo bueno, que hay mucho y desecha lo malo, que hay mucho también.

Európides.

El efecto…(humor)

Publicado: 14 febrero 2009 en Sexo, Sexo oral

El efecto…(humor)
Cargado por Rebecaes

Un drama sobre una adolescente, en la que la escena con mayor éxito está referida a la primera vez. Escenas que pertenecen a la película suiza “Hip Hip Hora” (The Ketchup Effect)http://www.hiphiphora.com/

Periodistas oportunistas de profesionalidad dudosa

Algunos periodistas, en su afán de ser más conocidos y estar en las noticias más leídas y comentadas de la actualidad, rebuscan temas en los cuales, sin importarles las consecuencias que pueda tener, se jactan, realizando preguntas, cuyas respuestas son obvias. Estas preguntas a personas de renombre las realizan con un único fin, que estas celebridades sean cuestionadas dividiendo a la sociedad y poniéndolas en entredicho.

Estos o estas periodistas, por muy poca experiencia que tengan, saben que si a una persona de ideología cristiana, se le pregunta sobre cuestiones matrimoniales de homosexuales, la respuesta va a ser la que cualquier cristiano profesante de su religión expresaría, por ser esta práctica contraria a sus principios.

Y si la pregunta va relacionada con el aborto las respuestas y la postura de cualquier persona de tendencia cristiana puede ver en el aborto una práctica que no comparte.

Y es que ante todo hay que respetar y con mucha más razón, si a la persona que se entrevista es a Su Majestad La Reina de España.
.
Sin embargo esta periodista, antepone el hacerse un hueco en la fama, antes de que a quienes nos representan cargados de sinceridad, responden a las maquinadas y envenenadas preguntas de la periodista en cuestión, que bajo mi punto de vista, me hace cuestionar su profesionalidad como tal, pues por conseguir su fin es capaz de todo para lograr su malintencionado objetivo.

Pero es que aparte de todo esto, cuando se trata un tema relacionado con las bodas o casamientos de homosexuales, si no estás de acuerdo, tachan a la persona de sexista y anticuada cuando no es así.

El que en ciertos países se permita que personas del mismo sexo convivan, se casen, es decir, que vivan en la misma casa con el derecho al roce que por mutuo consentimiento quieran, no significa que sean un matrimonio.

Y es que un matrimonio es la unión de dos personas de diferente sexo que se quieren y que se aman, para llegar a la procreación, atención y educación de sus futuros hijos. Y no es la unión de dos personas del mismo sexo, eso no es matrimonio, es como llamar a una bicicleta, coche y a un coche, tren. No, lo que no es, no se puede ni se debe consentir ni disfrazar.

El consentimiento de que los homosexuales al fin puedan formar “una familia”, no es otra cosa que el ánimo de ciertos políticos de atraer cuando las urnas, al mayor número de votantes para su partido.No debemos confundir libertad con hacer lo que nos da la gana.

Veo muy bien que si dos personas del mismo sexo quieren vivir juntos que vivan, pero no me digan que por ley van a tener hijos juntos porque eso es imposible.

Aténganse a las realidades y dejen ya de vivir en un mundo de ficción que solamente trae consigo confundir a toda la sociedad. Porque como sigamos así, un día cualquier persona que se compre una parcela de 100 metros cuadrados, va a pedir la independencia como en cierto anuncio y formará un país con su familia y “amígueles“.

Que nadie pretenda que la Iglesia Católica o la Ortodoxa, algún día celebre un matrimonio entre homosexuales, porque eso, quieran o no quieran, para la Iglesia, va contra natura y contra los principios fundamentales del hombre y de la naturaleza.

Que nadie pretenda que la Iglesia Católica o la Ortodoxa, algún día admitan el aborto o admitan acabar con una vida, porque nunca lo admitirán y lo condenarán.

Si los homosexuales quieren vivir juntos que vivan juntos, si quieren arreglar su situación para constar como pareja, pues que consten como pareja, pero que no se cuestione más el concepto de matrimonio y más aún, cuando es porque una oportunista venida a menos trate por todos los medios y de forma poco profesional, con artimañas y argucias, vender sus libros.

Desde que se instauró en España la democracia, una amplia mayoría de los españoles, hemos ido a nuestra gran cita con las urnas, para votar al partido político que más se acerca a nuestras ideas, al que más confianza nos dá o al que nos ha convencido por las propuestas, directrices y promesas que sus candidatos nos expresan.

Todo este planteamiento real está muy bien y supongo que así debe de ser, pero claro está que, cuando votamos a ese partido, salga o no, le estamos dando la confianza durante cuatro largos años. Y durante esos cuatro largos años, pasan muchas cosas…

Ahí, nos damos cuenta de que con algunas cuestiones que se aprueban estamos de acuerdo totalmente, pero con otras cuestiones y otras medidas que se toman, pues no estamos para nada de acuerdo.

Sin embargo, no podemos hacer nada. Solo nos que da el recurso de mostrar nuestra disconformidad en conversaciones con los amigos, con los compañeros de trabajo o con la familia.

Y esto ocurre porque realmente, estos partidos políticos, no nos representan totalmente, pues le hemos dado “carta blanca” durante cuatro largos años, para que hagan y deshagan lo que quieran. Y si el anterior que estuvo en el Poder, ya había aprobado algo o ya estaba en marcha, se ha vuelto atrás, sin importar en absoluto el estudio que se haya hecho sobre ese asunto o el gasto que ya ha supuesto para el país. Esto, lo han hecho unos y otros. Y donde mas se ha notado es en muchos ayuntamientos (“Ahora pongo el carril bici. Ahora estoy yo y lo quito y pongo banquitos y maceteros…).

Lo dicho, no nos representan, representan a sus mismos partidos, pero no a nosotros.

Por todo esto, aunque le demos la confianza a uno u otro partido político, deberiamos estar representados para que se tengan en cuenta a todos los ciudadanos, desde los más ricos hasta los más pobres, desde los que practican alguna religión, hasta los que no practican ninguna, desde los homosexuales hasta los heterosexuales, desde los de raza blanca hasta cualquier otra raza, desde las profesiones mas favorecidas hasta las menos…

Podría seguir así mencionando sectores y colectivos dignos de ser representados totalmente y que no están, ni se sienten representados.

Y lo ideal sería, que existiera, al margen de lo que ya hay, un Partido Político o un Grupo del Pueblo, que nos represente a todos los sectores y colectivos.

Este Partido del Pueblo o Grupo del Pueblo, al margen de que gobierne otro, debería estar formado por todos estos colectivos o sectores de profesiones, razas, sexo, opinión y religión. Y su cuantía de miembros, en relación proporcional al número de ciudadanos acordes a ese sector o colectivo, contando el colectivo o sector mas minoritario, con al menos un representante.

Sólo así estariamos en cada momento representados.

Por todo lo expuesto, invito a todos los Partidos Políticos, Sindicatos, Sectores, Colectivos, Asociaciones y Ciudadanos, a que se estudie y se dé un gran paso a que un proyecto así, tenga cabida para que el Pueblo, sea cual sea la tendencia de cada ciudadano, sea representado y pueda colaborar en cada momento y tomar decisiones importantes para una España mejor.