Archivos de la categoría ‘Salud’

>

Paseando por la red, a veces nos encontramos cosas curiosas y otras muy útiles como los consejos, pues si estos consejos se siguen, está claro que podremos llegar a ser mejores, tener una vida mejor o mejorar nuestra salud.

Del blog de LAURAMAR, Abierta a la vida, he extraído estos buenos consejos y las fotos, que dan idea y reflejan el estado de bienestar al que se puede llegar al que los siga.
Encontrarás también algunos post dedicados a la ecología, al amor y el naturalismo acompañados de buenas fotos.
 Le concedemos el Premio Európides al Buen Blogger, por dedicarse a intentar con los consejos de su blog,  ayudar a los demás. Encontrarás además en su blog post muy variados que te gustará leer y te dejarán algo de bienestar o tal vez hasta pienses llevar a cabo alguno de esos propósitos.
Son muchos, 36 consejos, pero tal vez valga la pena. Ahí van. ¿Te atreves y lo intentas?
1.  Camina de 10 a 30 minutos todos los días; mientras caminas, sonríe.

2.  Siéntate en silencio por lo menos 10 minutos cada día; enciérrate si es necesario.

3.  Escucha buena música todos los días, es auténtico alimento para el espíritu.

4.  Al levantarte en la mañana, hazte un propósito definido.

5.  Vive con las tres E’s: energía, entusiasmo y empatía.

6.  Juega más juegos que el año pasado.

7.  Lee más libros que el año pasado.

8.  Mira al cielo al menos una vez al día y date cuenta de la majestuosidad del mundo que te rodea.

9.  Sueña más mientras estás despierto.

10.  Trata de hacer reír a por lo menos tres personas cada día.

11.  Elimina el desorden de tu casa, tu auto y tu escritorio y deja que nueva energía fluya en tu vida.

12.  No gastes tu precioso tiempo en chismes, cosas del pasado, pensamientos negativos o cosas fuera de tu control.  Mejor invierte tu energía en lo positivo del presente.

13.  Date cuenta que la vida es una escuela y tú estás aquí para aprender.  Los problemas son lecciones que van y vienen; lo que aprendes de estos es para toda la vida.

14.  Sonríe y ríe más.

15.  No dejes pasar la oportunidad de abrazar a quien aprecias.

16.  La vida es muy corta como para desperdiciar el tiempo odiando a alguien.

17.  No te tomes a ti mismo tan en serio; nadie más lo hace.

18.  No tienes que ganar cada discusión; acepta que no estás de acuerdo y aprende del otro.

19.  Ponte en paz con tu pasado; así no arruinará tu presente.

20.  No compares tu vida con la de otros; no tienes idea del camino que ellos han andado en la vida.

21.  Nadie está a cargo de tu felicidad excepto tú mismo.

22.  Recuerda que tú no tienes el control de todo lo que te sucede, pero sí de lo que haces con ello.

23.  Aprende algo nuevo cada día.

24.  Lo que la demás gente piense de ti no es de tu incumbencia.

25.  Aprecia tu cuerpo y disfrútalo.

26.  No importa que tan buena o mala sea la situación, ésta cambiará.

27.  Tu trabajo no se ocupará de ti cuando estés enfermo; tus amigos sí lo harán.  Mantente en contacto con ellos.

28.  Desecha cualquier cosa que no sea útil, bonita o divertida.

29.  La envidia es una pérdida de tiempo; tú ya tienes todo lo que necesitas.

30.  Lo mejor está aún por venir.

31.  No importa cómo te sientas, levántate, vístete y asiste.

32.  Llama a tus familiares con frecuencia y mándales correos diciéndoles que piensas en ellos.

33.  Cada noche antes de acostarse da gracias por lo recibido y logrado.

34.  Recuerda que estás demasiado bendecido como para estar estresado.

35.  Disfruta del viaje.  Sólo tienes una oportunidad; sácale el mayor provecho.

36.  La vida es bella, disfrútala mientras puedas.

>

El destino me preparó un camino muy difícil en la vida, pero se equivocó conmigo y ese camino, traté por todos los medios de hacerlo fácil y hasta ahora, lo he ido consiguiendo.
La vida te pone trampas y en algunas se cae o eres más susceptible para caer en ellas sin apenas darte cuenta.
Y ahí llega el problema…
Problema que tal vez tú, tengas la clave para hacerlo más grande o más pequeño. O que la solución a ese problema, esté en manos de otros.
Si la clave la tienes tú, tienes que luchar para conseguir reducirlo o que desaparezca y si está la clave en otros, siempre tienes la opción de tratar también que esa o esas personas, pongan todo su interés en resolverlo.
Y lo que al final queda, es lo que hay que afrontar con voluntad y firme propósito, porque si no, corres el riesgo de hundirte.
De ti depende…
Európides

La depresión, el fruto podrido de nuestras penas ocultas…

Hoy espero que me perdonéis y me salgo de la línea habitual y del guión que tengo marcado en relación con algunos temas. Temas conflictivos sin duda y que en todos los casos suelen haber diferentes opiniones e incluso discrepancias difíciles de acortar.

De todas formas, intento ver los problemas desde un punto de vista imparcial, aunque debo de confesar que en muchas ocasiones me resulta casi imposible.
No tengo siempre razón y acepto criticas de todo tipo, pero no acepto descalificaciones personales por la opinión, pues todos tenemos el derecho de manifestarla siempre y cuando no caigamos en el insulto y en el menosprecio.
Hoy quiero abordar un tema que está en nuestro entorno, en nuestra sociedad y en el ciudadano.
Voy a tocar un tema actual que padecen muchas personas, la depresión. Aunque no soy médico y sólo cuento con las opiniones de muchas personas que la han padecido, de las personas que los rodean e incluso de algún médico amigo mio.
Todo esto unido a lo que he leído sobre este asunto, me lleva a dar mi humilde opinión esperando que mis apreciaciones, que no son ni diagnósticos ni métodos de curación, al menos puedan ser objeto de crítica, conversación y opiniones.
Espero no decepcionar…
Las diversas situaciones que atravesamos en nuestras vidas, algunas de las cuales malas, traen consigo unos cambios en nuestra forma de ser, de pensar, de relacionarnos que con el tiempo nos pueden pasar factura y actúa a modo de enfermedad grave y que perjudica tanto al que la padece como a cuantos están a su alrededor.
La muerte de seres queridos, decepciones, sentimentales, en el ámbito laboral, el estrés, cambios de actividades o de lugar e incluso esas cuestiones inconfesables que todos tenemos y que siempre nos rondan en el pensamiento, hacen que en un momento determinado caigamos en una depresión.
La depresión nos lleva a un estado de ánimo en el que nos sentimos hundidos, infravalorados, sucios, apenados, con cambios de humor brusco y viéndolo todo negro y en un pozo sin salida.
A veces muchas personas debilitadas en sus principios disfrazan esa sintomatología apoyándose en el alcohol, las drogas e incluso el juego, factores que lo único que hacen es acrecentar ese mal o enfermedad.
Es tal el estado y el malestar que se siente, que a veces muchos piensan en el suicidio como única salida.
Normalmente quien se encuentra en un estado depresivo no está a gusto en ningún sitio y suele discutir por lo más mínimo e incluso hace la vida imposible a la familia y a cuantos les rodean.
La única forma de salir adelante es hacerle frente y poner de su parte para curarse ayudándose de la medicación necesaria para acabar con los síntomas de la depresión. Y la ansiedad, que también juega un papel importante…
Aconsejable es también hacer lo que uno quiere hacer y no imponerse obligaciones que lo único que le van a causar es mayor malestar.
Es bueno que quienes rodeen a la persona que la padece, presten todo su apoyo, cariño y comprensión para salir cuanto antes de este estado.
Mi consejo es que en estos tiempos que corren en el que se acrecientan los problemas familiares, afectivos y económicos, es estar preparados para que cuando veamos que nuestro estado de ánimo está por los suelos y no vemos salida a nuestros problemas, acudamos a nuestro médico, el cual nos podrá aconsejar e incluso detectar si verdaderamente lo que tenemos es un estado depresivo, de ansiedad o algún tipo de conflicto bipolar.
La medicación que existe hoy día es efectiva en más o menos tiempo, dependiendo de la patología y la gravedad del caso en cada paciente. Y por supuesto hay muchos profesionales especialistas en tratar este tipo de enfermedades que aunque algunos son caros, los resultados suelen ser óptimos.
En resumidas cuentas, al primer síntoma a tu médico, que te orientará y en caso de padecer una depresión o un estado ansiolítico, acudir al psiquiatra o al psicólogo pues los dos lo tratan. El primero el psiquiatra en el plano físico y con medicación. El segundo, el psicólogo en el psíquico, que te ayudará a ordenar tus ideas, tu forma de vida, tus costumbres y como afrontar y superar ese estado para su curación.
Pero sobre todo a quienes rodean a la persona afectada por una depresión , que entiendan que es una enfermedad, que se armen de mucha paciencia, pues pueden ser incluso insultados o mal correspondidos, mucho apoyo, mucha comprensión y ayuda.
Muy importante bajo mi punto de vista es procurar en lo posible, para evitar males mayores, como el intento de suicidio en sus diferentes formas, que en todo momento esa persona, este vigilada y acompañada.
Y quien a lo largo de su vida lo vaya a padecer, que sepa que se sale, que no todo acaba ahí. Y que cuando pasé el tiempo, lo pasado sólo será un mal recuerdo que le servirá para apreciar más la vida y a los suyos.
.

ALGO PARA PENSAR

Publicado: 17 septiembre 2008 en Ciudadano, Salud, Tráfico, Vehículos
Aunque no sé de quien es, aqui les dejo un bonito relato que puede sernos de utilidad respecto a nuestra forma de actuar y pensar.

La ayuda al prójimo es fundamental, palabras que escasean en pleno siglo XXI.

Antonio, un padre de familia, cierto día, cuando regresaba del trabajo, se encontró con un atasco de tráfico infernal y notó que un señor conducía apresuradamente, cortándole el paso a todo el que podía al tratar de abrirse paso entre los vehículos. Cuando se aproximó al vehículo de Antonio, se le atravesó de una manera tan brusca que por poco ocurre una colisión.En ese momento, Antonio tuvo deseos de insultarlo e impedirle el paso, pero luego pensó:- ¡El pobre! Está tan nervioso y apurado… ¡Sabrá Dios si tiene un problema serio y necesita llegar cuanto antes a su destino!Con estos pensamientos, detuvo por completo su auto y lo dejó pasar. Al llegar a casa, Antonio recibió la noticia de que su hijo de tres años había sufrido un grave accidente y había sido llevado al hospital por su esposa.Inmediatamente se dirigió al hospital; al llegar, su esposa corrió a sus brazos y lo tranquilizó diciéndole:- Gracias a Dios todo está bien. El médico llegó justo a tiempo para salvar la vida de nuestro hijo; ya está fuera de peligro.

Aliviado, Antonio pidió hablar con el médico para agradecerle.
Cual no sería su sorpresa cuando vio que el médico era ese señor nervioso y apurado a quien le había cedido el paso casi una hora antes…
“Hay que estar siempre dispuesto a ayudar al prójimo, independientemente de su apariencia o condición económica. Trata de ver a los demás más allá de las apariencias.Imagina que, detrás de esa actitud que no entiendes, existe una historia, un motivo que puede
llevar a esa persona a actuar de una manera determinada”.

Puro veneno

Publicado: 15 septiembre 2008 en Ecología, Medio Ambiente, Salud


Una fábrica por la noche despidiendo óxido de azufre. (Que no nos pase nada…).

Oremos…

Cemento nuestro que caes desde el cielo… Muy asfixiado sea en tu nombre. venga a nosotros tu veneno y hágase tu cemental, así en la tierra como en el cielo. El gas tóxico de cada día, danoslo hoy… Y perdonanos nuestras pleuras, así como a nosotros nos machacas nuestros pulmones. Y no nos dejes de caer con tu ebullición, mas libranos del cáncer, amén