Archivos de la categoría ‘Religión’

Cada vez que lo pienso, más cuenta me doy de hasta donde hemos llegado y que al parecer, sumidos en lo que podíamos definir como un conformismo en muchos asuntos, seguimos un equivocado camino en el que apoyamos lo que directamente nos perjudica.

Nos hemos vuelto insensibles a grandes problemas e injusticias que ocurren no solo en nuestro país o en nuestro continente, sino a nivel mundial.

Pensaréis que soy muy pesado y repetitivo con este tema, pero debería de ser impensable que a estas alturas, sigan muriendo muchos miles de personas de hambre y sed. O que se permita que personas sin escrúpulos, mantengan a países sometidos y bajo fuertes dictaduras. O que se cometan atrocidades y crímenes amparándose en sus costumbres, en sus leyes o sin estas…

Los vencedores de la segunda guerra mundial, no supieron establecer un nuevo orden mundial en el que a través de una organización superior y compuesta y representada por todos, fuera ahora la que llevara las riendas de la humanidad. Y tal vez ahora se respetarían los derechos humanos, no habría lugar para dictadores y las religiones no marcarían el rumbo de algunos países.

La humanidad se merece algo mejor que lo que tiene ahora y habrá que buscar el momento oportuno para conseguir vivir en una sociedad sana, justa y sin carencias, independientemente del lugar del planeta en donde se viva.

No hay razón alguna para que nadie maneje a su antojo a millones de personas y todo debería seguir la misma línea de convivencia para conseguir una sociedad mejor. Y esto es tarea de todos los gobernantes el actuar en aras de conseguir un gran objetivo para la humanidad, un mundo de primer orden para todos y no sólo para unos cuantos países.

La ONU perdió su fuerza mundial por dejarse arrastrar por los vencedores de la segunda guerra mundial y dar mayor poder a algunos países, en detrimento de otros, por lo que no es del todo justa y no representa la voluntad de todos los pueblos.

Para que una organización de estas características tuviera éxito tendría que tener una composición acorde a los que representa y defender los intereses de todos, desvinculando el poder religioso o el poder del interés, a favor de aferrarse al poder humano.

Habría que aceptar su supremacía, aceptando todas las normas y leyes que se aprobaran para conseguir grandes logros y beneficios para todos. Y por supuesto, con el compromiso de todos los países de acatar sus resoluciones, que serían las resoluciones que marca la humanidad y no como ahora la de unos pocos.

Se fomentaría la cooperación, se erradicaría el terrorismo pues ya no tendría razón de ser, se acabarían las guerras porque todos tendrían que acatar las resoluciones que marque para todos esta organización, se acabaría con las injusticias porque todos tendríamos unas leyes justas y reconocidas por todos…

Todo eso y mucho más podríamos conseguir, si existiera un orden mundial en el que todos los ciudadanos, de todos los países, tuvieran los mismos deberes y derechos, las mismas leyes y la misma idea de pertenecer a la humanidad, independientemente de la ideología política o religiosa que tuvieran.

Y se acabaría con lo más importante, con las guerras, porque con sólo una fuerza mundial repartida por todo el planeta a modo de disuasión, aseguraría la paz mundial.

Pero… ¿Para qué vivir en un mundo mejor, todos, pudiendo vivir mal muchos y bien pocos?

Sigo opinando que Europa y los Estados Unidos entre otros, tienen la respuesta, porque son los que más tienen que ceder para lograr un objetivo de esta envergadura. Pero si miraran más allá de lo que atañe al futuro inmediato, verían que conseguir algo así, sería bueno para todos y su recompensa sería el haber logrado que la humanidad, tenga algo que agradecerles y no como hasta ahora…


Así irán nuestras hijas y nietas. (Foto de “elmundo.es”)

Existen algunas frases hechas que las podemos tachar como de xenófobas o racistas, tales como la de “Hitler se equivocó de raza” o esta otra de “El mejor moro, el moro muerto”.

Y si no tuviéramos más remedio que elegir una de ellas, probablemente no nos quedaríamos con ninguna de las dos.

Sin embargo, algo está pasando que cambiará el futuro de muchos países, en donde los nativos de esos países, no tendrán nada que ver con sus ancestros.

Esto ocurre por el gran movimiento migratorio que se está dando en los últimos años y por la permisividad que existe a la hora de conceder la nacionalidad alegremente.

Ya traté este tema hace tiempo e hice una distinción entre los inmigrantes procedentes de Latinoamérica, que por su religión, hermandad y sus costumbres, se adaptan perfectamente y se integran como un ciudadano más.

Lo podéis ver aquí

También en este otro post

Y luego están los otros, los diferentes en sus costumbres, los que no se adaptan y crean sus propios guetos y se muestran hostiles con aquellos que no profesan su religión.

Estos últimos, los islámicos, cuando son pocos pasan desapercibidos con las excepciones de los que delinquen, que aún estando en las cárceles europeas, están mucho mejor que en sus países de origen.

Su tasa de natalidad es muy superior a la europea, por lo que en cuestión de unos cuantos años, serán los que puedan decidir el rumbo que tomarán muchos países que no son los suyos, porque serán mayoría en todo y tendremos que acatar todas las decisiones que quieran tomar, por lo que ganarán una guerra sin ir armados.

Me duele el pensar de que en mi propio país, se apruebe en el futuro la ablación, la fiesta de la circuncisión, que se aprueben bodas con niñas de ocho o nueve años, que se hagan lapidaciones y que a mis hijas o mis nietas les hagan ponerse el burka y que se pierdan todos los derechos de la mujer así como los derechos que bien entendemos de todos los ciudadanos.

Por estos motivos, espero que de una vez por todas, se tomen un poco más en serio la distinción entre ser un ciudadano con permiso de residencia en Europa o la de ser un europeo, porque si no lo entienden así, llegará el momento en que la gran minoría de europeos, estará a merced de otros con diferentes ideas y costumbres que al final nos tendrán sometidos como ciudadanos de tercera.

Y mi pregunta es… ¿Habrá en el futuro una expulsión masiva o habrá resignación hasta nuestro triste final?

Os dejo también un vídeo que no os podéis perder , en donde se dan algunos datos estadísticos y que os hará pensar en el futuro incierto que nuestra permisibilidad nos depara…

Desde los comienzos de la humanidad, la codicia y el egoísmo han marcado en el hombre las pautas para llegar al sistema que tenemos ahora.

Siempre nos hemos valido de la inseguridad y el temor para manejar a los pueblos, que ante el desconocimiento, se han dejado llevar por aquellos que han sabido hacerse oír para llegar al poder.

Lamentablemente, con ideas equivocadas y faltas de justicia, donde todo lo que se ha ido creando, ha beneficiado a unos pocos y perjudicado a muchos.

Este grave perjuicio, ocasionado por quienes a lo largo de la historia no han tenido escrúpulos, viene arrastrando y lleva a la humanidad hacia un futuro incierto de consecuencias hasta ahora no conocidas e imprevisibles, que traerá para muchos el fin de sus días, el caos y la miseria.

Aunque está claro que millones de personas lo sufren ya…

No es tratar de ser profeta, pero existen países que por sus ideas y afán de poder, demuestran y mantienen hostilidad hacia otros, esperando su oportunidad para hacerse notar a través de su cada vez más numeroso y sofisticado arsenal de armamento al que algún día le darán utilidad.

Siempre se ha interpuesto el liderazgo y las creencias amañadas por el ansia de poder, para mover y manejar a las masas y llevarlas a las guerras, al padecimiento y a la destrucción con tal de conseguir sus fines.

Se ha desvirtuado la verdad con el fin de tener razón, se han destruido documentos y manuscritos con información importante y veraz para hacerse con la razón y que nadie les impida gobernar, oprimir y dominar a los pueblos a su antojo.

El resultado de todo aquello que empezó mal, lo vemos ahora reflejado en la vida que llevamos unos y otros en este mundo tan injusto que hemos creado, sin que exista un concepto generalizado y normas que nos hagan comprender que todos somos iguales y tenemos por lo tanto los mismos derechos a disfrutar de la vida como los demás y no como les ocurre a muchos, padecerla.

Unos vivimos en países “civilizados” en donde el consumismo y el capitalismo nos absorbe de tal forma, que solamente nos da para pensar en nosotros mismos sin darnos cuenta que vivimos en el fracaso conjunto.

Otros, gobernados por dictadores, viven en la opresión, con los ojos cerrados ,creyendo que están en el paraíso, con la idea manipulada de que las cosas tienen que ser así, aunque viven sin derechos, en un secuestro continuo y en donde masacres y crímenes legales al antojo de los gobernantes se dan continuamente.

Encontramos también pueblos, que sometidos por sus religiones, creencias e ideas, odian al resto de la humanidad y maltratan a la suya propia a través de vejaciones, abusos, maltratos y despojados de sus propios derechos, amparados por sus malas costumbres arraigadas en sus pueblos y que son incompatibles con los que no son fieles a su ideología o religión.

Fruto de todo esto y de no estar todos sujetos a unas normas ni mentalizados a seguir una misma línea, no se hace nada por mantener el planeta y no se tienen en cuenta las terribles repercusiones y daños irreparables que se pudieran causar al mismo.

Y así es la humanidad, dispersa, diferente y distinta por sus ideas, en la que no hay un concepto de vida marcado por una línea a seguir y en donde las personas no tienen los mismos derechos para llevar una vida digna en un país o en otro.

Se permiten guerras, violaciones de los derechos humanos, injusticias de todo tipo y no se hace nada porque tal y como hemos condicionado nuestro hábitat, nadie puede hacer nada, excepto condenar las acciones emprendidas por uno u otro país o mandatario.

Es una pena que el hombre, por lo mismo de siempre, el egoísmo y el poder, no haya aprovechado el momento oportuno para dar un giro radical al curso de la humanidad para hacerla más justa y equitativa.

Y oportunidades hubo por ejemplo, al acabar la segunda guerra mundial. Pero EEUU y la antigua URSS, pensaron más en el reparto de poder que en el bien de la humanidad, por lo que cayeron en la misma trampa de siempre y no dieron una solución válida para dejar de infringir daños a la humanidad.

Distinto hubiera sido si se hubiera creado un nuevo orden mundial (NOM), en el que todos los países del mundo tuvieran su representación en su justa medida y no teniendo ninguna nación, más derechos que otra.

Con un solo ejercito multinacional representado en cuantía proporcional a los habitantes de cada país, encargado de mantener la paz mundial, hacer cumplir y que se acaten todas las normas y resoluciones que el NOM haya aprobado.

Simplemente con que se hubiera entonces hecho acatar a todos los países las nuevas normas, ahora viviríamos en un mundo más justo y mejor, en donde las guerras, el hambre y la miseria ya no tendrían cabida y todos los humanos tendrían los derechos que la misma humanidad iba a dictarles que tengan, desapareciendo las violaciones de los derechos y los abusos de poder, contando además siempre con la garantía de una humanidad justa y equitativa para todos.

Ahora es impensable llegar a realizar algo así porque no todos los países estarían dispuestos a ceder por el bien de la humanidad. Por lo que habrá que esperar a otra oportunidad mejor, después de otra gran guerra, aunque tal vez, ya sea tarde para todos e incluso resurja el egoísmo y el ansia de poder, impidiendo que algo así se lleve a cabo, por lo que seguiremos viviendo en esta inhumana humanidad

Recuerdo cuando con ilusión, escribí aquella carta a Obama, que titulé Naciones de Paz y que tal vez sólo hayan leído cuatro, pero que encierra un poderoso mensaje para poder llegar a vivir en un mundo mejor.

Me gustaría que existiera un NOM, un nuevo orden mundial justo, en el que sólamente deban de temer los que no respetan a los demas y los incívicos. Y en donde la paz sea una constante, con la simple misión de todos los pueblos de dar mejor vida a los suyos y a los demás, hasta conseguir que todos vivamos una vida digna y sin miedos.

Cuando llegue ese día, la humanidad será feliz…

Algunos padres y madres, que se preocupan de la educación de sus hijos, se cuestionan y piensan que podrían haberlo hecho mejor, que se han equivocado en esto o en lo otro, que tenían que haber insistido más en esa deficiencia que ahora, con el paso de los años notan en sus hijos.

De todos estos padres y madres, sólo unos pocos creen que lo han hecho bien y se sienten orgullosos de haber conseguido su objetivo y que sus hijos a su vez sean unos triunfadores.

Otros padres, ni lo piensan ni se les pasa por la cabeza, solamente se han dedicado a darles de comer, vestirlos y poco más, pero sin incidir en su educación y tampoco en la formación de esas personas a su cargo en cuanto a su educación como ciudadano, a que actúen con sensatez y lógica, a que sepan respetar al resto de las personas, a que sean más humanos…

Estos padres, son los que piensan que esa educación se la tienen que enseñar en los colegios, que los maestros están para eso y para eso les pagan, para enseñar, pero no aportan nada para complementar esa formación.

En España, por poner un ejemplo, existe un vacío en la enseñanza en las que unos y otros políticos, aunque ven que es necesaria, no se imparte.

De esto hace ya 25 años y durante este tiempo no se ha impartido nada que les haga saber a nuestros jóvenes lo que está bien o mal, el actuar con civismo, el respeto a los demás, la convivencia…

Y el que no haya tenido esa formación en el seno de sus familias, sólo habrá aprendido lo que haya aprendido en la calle, o sea, nada…

Antaño se decía que “el arbolito hay que enderezarlo cuando es pequeño”. Sabias palabras, ya que cuando es grande ya no hay nada que hacer y será casi imposible enderezarlo.

Con la educación, que no es sólo aprender matemáticas o historia, pasa lo mismo, si no se les ha enseñado de pequeños ni de mayores, nunca la tendrán y sólo sabrán lo que hayan aprendido por si mismos, sin que nadie se la inculque.

Y luego estos jóvenes se casan o forman una familia con todas sus carencias cívicas, éticas y morales, con las cuales, poco podrán ayudar a sus hijos porque no estarán tampoco preparados para ello.

El vacío de estas enseñanzas tuvo su principio como siempre ocurre, con los cambios. Porque los cambios han de hacerse siempre para introducir una mejora y no crear un vacío en el cual no se enseña nada.

Un ejemplo claro fue que se pasó de golpe a suprimir la asignatura de religión como obligatoria y el que no asistía a estas clases, se iba a otra a leer, a estudiar o a charlar con otros, pero sin aprender nada.

No digo con esto que con la religión se aprende todo lo referente para ser un buen ciudadano o para ser mejor persona, pero sí que ayuda y existe gran similitud y ejemplos que ayudan a ser una buena persona y un buen ciudadano.

Al menos antes te decían, no matarás, no robarás, ayuda al prójimo, entre otras cosas, pero es que ahora, no dicen nada. Y el no decir nada es lo que queda reflejado en nuestra sociedad, una falta de educación generalizada de la que sólo unos pocos se han librado gracias a la inestimable formación de sus padres y que la han podido transmitir a sus hijos.

Pero como digo, solamente unos pocos. El resto no se han podido beneficiar por la falta de formación de sus padres, que no han podido educar porque ellos mismos carecen de educación y mucho menos podrán transmitir nada a sus hijos.

Años se han esperado los politicos para dar un paso importante y darse cuenta de la necesidad de impartir en los centros docentes esta asignatura que hará con los años mejorar la calidad humana y social de nuestros ciudadanos. Como siempre tarde, muy tarde…

Espero que de una vez por todas, el gobierno, trabaje en este sentido y se den cuenta de la importancia que tiene la educación cívica, ética, moral y vial, para que en el futuro, nuestra sociedad, al menos esté colmada de buenos ciudadanos y buenas personas. Y no como ahora, que a las pruebas nos podemos remitir todos y muestras de todo lo contrario…

No voy a responder a esa pregunta tan directa de si creo o no creo, pero a la vista de mis consideraciones, cuestionaros cual es mi postura ante tal pregunta.

El hombre, siempre ha tenido miedo a lo desconocido y ese desconocimiento, le lleva a que otros hombres, aprovechen su desconcierto para conseguir un fin,Y a través de ese temor del hombre a lo desconocido, a lo que se sale de toda lógica o al engaño procedente de otros hombres, surgen las religiones.
Estas religiones, ya sean monoteistas o politeistas, según los practicantes de las misma, son las verdaderas. Por consiguiente, según cada uno de los practicantes de dichas religiones, excepto la suya, que es la verdadera, las demás no tienen razón de ser y son falsas en sus creencias.
Y todas, tienen inconsistencias.
Un ejemplo claro, el arca de Noe.
¿ En que cabeza cabe meter en un barquito a dos animales, macho y hembra de cada especie?
Miles y miles de especies…
Y encima, entraban por su propio pie…
“Buenos días doña mosca. Buenos días señor Toro, acaba de preguntar por usted el proboscideo ese… ah si, don elefante, iba con los condes de marsupial y dos que iban muy bien vestidos, los señores de piguinez…”
Me dirán… “es que es un ejemplo bíblico” y yo así lo entiendo.
El tener miedo al bien o al mal por temor a Dios… eso debe de salir de la persona, el ser buena o mala persona.
Os dejo un pensamiento mas profundo…
¿Que necesidad tiene Dios de que se crea o no se crea en Él ?
Respuesta: ninguna.
¿Otro invento del hombre…?
Como todo, la necesidad de creer en algo, la manipulación de otros y como cuestión importante, los secretos y la quema de documentos para quitar evidencias que destruiría una religión o que cambiaría el rumbo de la historia y quizás de la humanidad…
Ahí lo dejo…
Las enseñanzas de la mayoría de las religiones son buenas, no dicen nada malo, al contrario, ayudan a ser mejor cada día y nos llenan de valores que a muchas personas nos faltan.
Bueno, ya me diréis que pensáis…
Un saludo amigos.

Al margen de todas las cuestiones religiosas y morales, lo que está claro es que el aborto, es interrumpir o acabar con una futura vida, con un futuro ser humano. Y nadie es quien para acabar con la vida de nadie.

Otra cuestión muy diferente es que anteriormente al embarazo se pongan impedimentos para que éste no se produzca, como pueden ser las medidas anticonceptivas.

Apoyo la interrupción de la fertilidad cuando se produce en contra de la voluntad de una mujer cuando es forzada o violada, pues desde ese momento ya se puede impedir de muchas formas y lo encuentro justificado.

Ahora bien, una cosa es poner impedimentos antes de la fecundación del óvulo y otra bien distinta es después de la fecundación.

El por qué no lo tengo claro, es por la sencilla razón de que no sé cuando empieza la vida y hoy día creo que nadie lo sabe, pero es muy probable que esa vida empiece en el justo momento en que el óvulo es fecundado.

– A las dos semanas se inicia el desarrollo del sistema nervioso.


– A las tres semanas de vida empieza a diferenciarse el cerebro, aparecen esbozos de lo que serán las piernas y los brazos y el corazón inicia sus latidos.
– A las cuatro semanas ya empiezan a formarse los ojos.
– A las seis semanas la cabeza tiene su forma casi definitiva, el cerebro está muy desarrollado, comienzan a formarse manos y pies, y muy pronto aparecerán las huellas dactilares, las que tendrá toda su vida.
– A las ocho semanas el estómago comienza la secreción gástrica; aparecen las uñas.
– A las nueve semanas se perfecciona el funcionamiento del sistema nervioso: reacciona a los estímulos y detecta sabores, pues se ha comprobado que si se endulza el líquido amniótico -en el que vive nadando dentro del vientre materno- ingiere más, mientras que si se sala o se acidula, lo rechaza.
– A las once semanas ya se chupa el dedo, lo que puede verse perfectamente en una ecografía.

Y si hay vida, nadie es quien para acabar con esa vida aunque los cuatro políticos de turno hayan aprobado una ley que diga que es legal.

Y sirva como ejemplo el que antes, los duelos estaban permitidos por ley cuando era una barbaridad, pero estaban permitidos.

Existe una moral y una conciencia en nuestro interior que nos dicta hasta donde podemos llegar y todos sabemos distinguir lo que está bien o lo que está mal, independientemente de la creencia religiosa que se tenga.

Espero que de una vez por todas apliquemos la razón a asuntos incuestionables como este y que nunca se tendrían que haber permitido.
Y todo esto pasa por la ineptitud de los que aprobaron esas leyes, que para mi siempre contarán en mi memoria como unos asesinos de la humanidad.

Ya me diréis que opináis de todo esto…

Los atentados terroristas, la gran amenaza..
El 21-S y el 11-M marcaron un antes y un después a la hora de tener en cuenta a los fundamentalistas radicales islámicos.
Ante el poderío militar de las grandes potencias y la unión de la mayoría de países acordes a las resoluciones de la ONU, los fundamentalistas encontraron la única vía que sólo ellos entienden, la de las masacres indiscriminadas, la de las víctimas inocentes, la de los que no atienden a razones, la de los cobardes…
Y ciertamente las probabilidades de que se vuelva a producir un nuevo atentado son muchas y con toda probabilidad de mayor crudeza.
Repetir secuestros de aviones ya no será una cuestión sencilla por el aumento de la seguridad en este área y por la preparación que necesitarían para el entrenamiento y preparación de nuevos pilotos. Otra de las claves para que esto no ocurra en un futuro próximo es que ya no cuentan con el factor sorpresa.
Intentarán por todos los medios estudiar las vulnerabilidades y encontrar la formula para hacerse notar en algún sitio y con algún medio diferente.
De tal forma que si quieren hacer mucho daño lo podrán hacer, pues lo tienen muy fácil, pero no seré yo quien le dé esas pistas…
( En este artículo solamente tocaré las vulnerabilidades más comunes y en las que piensa todo el mundo. Las otras vulnerabilidades, las hipótesis más dañinas y peligrosas no las tocaré por no dar ninguna pista a estos energúmenos de cual sería su mejor forma de actuar y de provocar atentados, por lo tanto me las reservo y si alguna vez algún estamento oficial de seguridad de cualquier país susceptible de sufrir un ataque terrorista me las pide, gustosamente podrán contar con mi ayuda, opinión, solución al problema y forma de prevención) .
En los aeropuertos está claro que el peligro no está dentro, está fuera, pues en todos los vuelos procedentes de España, Europa y América se ha pasado un exhaustivo control, a veces hasta molesto para los pasajeros. Y los vuelos procedentes de otros países, tienen un control mayor a su llegada.
De ahí que se haga preciso pasar el escáner a todos los equipajes e incluso a las personas, pues más vale perder algo de tiempo a que mueran muchos inocentes por la negligencia de no hacerlo, pues una simple pistola o navaja valdría para intimidar y para hacerse con el control de un avión y su pasaje.
Por eso es necesario un riguroso control, pero no solo en los aeropuertos. En cuestión de equipajes habría que hacerlo extensivo a todas las estaciones de tren, a todas las estaciones de autobús y a todos los lugares donde se lleve a cabo cualquier actividad de ocio o recreo que reúna en poco espacio a una gran multitud de personas.
Para lograr este objetivo que dé seguridad a los sitios mencionados, se debe potenciar la presencia y control por parte de la Policía, Policía Local y Guardia Civil, contando con la colaboración de empresas de seguridad. (Ahí tienen un gran número de puestos de trabajo nuevos necesarios para evitar consecuencias graves).
Sobre la parte que no comento y que me guardo por miedo a que la puedan utilizar para su propio fin, pues me consta que me leen de ciertos países del Magreb y del Golfo Pérsico, la mejor prevención, pues la otra prevención no la debo desvelar, es la que siglos atrás se hizo y de la que no soy partidario, la expulsión. Y no quiere decir esto que esté de acuerdo, pero sólo así en el futuro, algunos países pensarán que se podrá garantizar el que puedan fallecer millones de personas indiscriminadamente.
Y es muy probable que en el futuro, antepondrán la expulsión de miles de personas, en cuanto se produzca un atentado de grandes dimensiones y que pueda llegar a ocasionar a millones de personas inocentes la muerte o lesiones irreparables.
Es muy probable también el cambio que pueden llegar a experimentar algunos islamistas moderados que viven entre nosotros. Y que a la llamada fundamentalista radical, podrían cambiar de postura y ocasionar mucho daño, pues ellos pueden ser parte importante del factor sorpresa.
Esta expulsión llegará, pero llegará tarde, cuando las consecuencias para tomar esta medida, hayan sido de tal magnitud que sea la única solución para garantizar la vida de los supervivientes si es que los hubiere.
Y esto es lo de siempre, “se pone el semáforo cuando se han matado ya cuatro personas…”
Sé que habrá quien me tache de racista, pero eso no es cierto, esa no es la verdad, pues no me considero racista por abordar un tema en el que algunos seguidores de cierta religión hayan cogido la vía terrorista para estar en contra del resto de la humanidad. Por lo que son ellos, los únicos responsables de que por seguridad, se tomen medidas extremas.
No quiero alarmar, es simplemente una reflexión y una hipótesis, pero es una hipótesis que tiene todos los ingredientes para que en un futuro próximo pueda llegar a ser una realidad…
Ojalá que nunca llegue ni una cosa ni la otra y aprendan a llevar una convivencia sostenible con el resto de países civilizados, pero eso hoy día no es una realidad, más bien es un sueño difícil de alcanzar…
.