Archivos de la categoría ‘Razas’

Desde los comienzos de la humanidad, la codicia y el egoísmo han marcado en el hombre las pautas para llegar al sistema que tenemos ahora.

Siempre nos hemos valido de la inseguridad y el temor para manejar a los pueblos, que ante el desconocimiento, se han dejado llevar por aquellos que han sabido hacerse oír para llegar al poder.

Lamentablemente, con ideas equivocadas y faltas de justicia, donde todo lo que se ha ido creando, ha beneficiado a unos pocos y perjudicado a muchos.

Este grave perjuicio, ocasionado por quienes a lo largo de la historia no han tenido escrúpulos, viene arrastrando y lleva a la humanidad hacia un futuro incierto de consecuencias hasta ahora no conocidas e imprevisibles, que traerá para muchos el fin de sus días, el caos y la miseria.

Aunque está claro que millones de personas lo sufren ya…

No es tratar de ser profeta, pero existen países que por sus ideas y afán de poder, demuestran y mantienen hostilidad hacia otros, esperando su oportunidad para hacerse notar a través de su cada vez más numeroso y sofisticado arsenal de armamento al que algún día le darán utilidad.

Siempre se ha interpuesto el liderazgo y las creencias amañadas por el ansia de poder, para mover y manejar a las masas y llevarlas a las guerras, al padecimiento y a la destrucción con tal de conseguir sus fines.

Se ha desvirtuado la verdad con el fin de tener razón, se han destruido documentos y manuscritos con información importante y veraz para hacerse con la razón y que nadie les impida gobernar, oprimir y dominar a los pueblos a su antojo.

El resultado de todo aquello que empezó mal, lo vemos ahora reflejado en la vida que llevamos unos y otros en este mundo tan injusto que hemos creado, sin que exista un concepto generalizado y normas que nos hagan comprender que todos somos iguales y tenemos por lo tanto los mismos derechos a disfrutar de la vida como los demás y no como les ocurre a muchos, padecerla.

Unos vivimos en países “civilizados” en donde el consumismo y el capitalismo nos absorbe de tal forma, que solamente nos da para pensar en nosotros mismos sin darnos cuenta que vivimos en el fracaso conjunto.

Otros, gobernados por dictadores, viven en la opresión, con los ojos cerrados ,creyendo que están en el paraíso, con la idea manipulada de que las cosas tienen que ser así, aunque viven sin derechos, en un secuestro continuo y en donde masacres y crímenes legales al antojo de los gobernantes se dan continuamente.

Encontramos también pueblos, que sometidos por sus religiones, creencias e ideas, odian al resto de la humanidad y maltratan a la suya propia a través de vejaciones, abusos, maltratos y despojados de sus propios derechos, amparados por sus malas costumbres arraigadas en sus pueblos y que son incompatibles con los que no son fieles a su ideología o religión.

Fruto de todo esto y de no estar todos sujetos a unas normas ni mentalizados a seguir una misma línea, no se hace nada por mantener el planeta y no se tienen en cuenta las terribles repercusiones y daños irreparables que se pudieran causar al mismo.

Y así es la humanidad, dispersa, diferente y distinta por sus ideas, en la que no hay un concepto de vida marcado por una línea a seguir y en donde las personas no tienen los mismos derechos para llevar una vida digna en un país o en otro.

Se permiten guerras, violaciones de los derechos humanos, injusticias de todo tipo y no se hace nada porque tal y como hemos condicionado nuestro hábitat, nadie puede hacer nada, excepto condenar las acciones emprendidas por uno u otro país o mandatario.

Es una pena que el hombre, por lo mismo de siempre, el egoísmo y el poder, no haya aprovechado el momento oportuno para dar un giro radical al curso de la humanidad para hacerla más justa y equitativa.

Y oportunidades hubo por ejemplo, al acabar la segunda guerra mundial. Pero EEUU y la antigua URSS, pensaron más en el reparto de poder que en el bien de la humanidad, por lo que cayeron en la misma trampa de siempre y no dieron una solución válida para dejar de infringir daños a la humanidad.

Distinto hubiera sido si se hubiera creado un nuevo orden mundial (NOM), en el que todos los países del mundo tuvieran su representación en su justa medida y no teniendo ninguna nación, más derechos que otra.

Con un solo ejercito multinacional representado en cuantía proporcional a los habitantes de cada país, encargado de mantener la paz mundial, hacer cumplir y que se acaten todas las normas y resoluciones que el NOM haya aprobado.

Simplemente con que se hubiera entonces hecho acatar a todos los países las nuevas normas, ahora viviríamos en un mundo más justo y mejor, en donde las guerras, el hambre y la miseria ya no tendrían cabida y todos los humanos tendrían los derechos que la misma humanidad iba a dictarles que tengan, desapareciendo las violaciones de los derechos y los abusos de poder, contando además siempre con la garantía de una humanidad justa y equitativa para todos.

Ahora es impensable llegar a realizar algo así porque no todos los países estarían dispuestos a ceder por el bien de la humanidad. Por lo que habrá que esperar a otra oportunidad mejor, después de otra gran guerra, aunque tal vez, ya sea tarde para todos e incluso resurja el egoísmo y el ansia de poder, impidiendo que algo así se lleve a cabo, por lo que seguiremos viviendo en esta inhumana humanidad

Recuerdo cuando con ilusión, escribí aquella carta a Obama, que titulé Naciones de Paz y que tal vez sólo hayan leído cuatro, pero que encierra un poderoso mensaje para poder llegar a vivir en un mundo mejor.

Me gustaría que existiera un NOM, un nuevo orden mundial justo, en el que sólamente deban de temer los que no respetan a los demas y los incívicos. Y en donde la paz sea una constante, con la simple misión de todos los pueblos de dar mejor vida a los suyos y a los demás, hasta conseguir que todos vivamos una vida digna y sin miedos.

Cuando llegue ese día, la humanidad será feliz…

Los atentados terroristas, la gran amenaza..
El 21-S y el 11-M marcaron un antes y un después a la hora de tener en cuenta a los fundamentalistas radicales islámicos.
Ante el poderío militar de las grandes potencias y la unión de la mayoría de países acordes a las resoluciones de la ONU, los fundamentalistas encontraron la única vía que sólo ellos entienden, la de las masacres indiscriminadas, la de las víctimas inocentes, la de los que no atienden a razones, la de los cobardes…
Y ciertamente las probabilidades de que se vuelva a producir un nuevo atentado son muchas y con toda probabilidad de mayor crudeza.
Repetir secuestros de aviones ya no será una cuestión sencilla por el aumento de la seguridad en este área y por la preparación que necesitarían para el entrenamiento y preparación de nuevos pilotos. Otra de las claves para que esto no ocurra en un futuro próximo es que ya no cuentan con el factor sorpresa.
Intentarán por todos los medios estudiar las vulnerabilidades y encontrar la formula para hacerse notar en algún sitio y con algún medio diferente.
De tal forma que si quieren hacer mucho daño lo podrán hacer, pues lo tienen muy fácil, pero no seré yo quien le dé esas pistas…
( En este artículo solamente tocaré las vulnerabilidades más comunes y en las que piensa todo el mundo. Las otras vulnerabilidades, las hipótesis más dañinas y peligrosas no las tocaré por no dar ninguna pista a estos energúmenos de cual sería su mejor forma de actuar y de provocar atentados, por lo tanto me las reservo y si alguna vez algún estamento oficial de seguridad de cualquier país susceptible de sufrir un ataque terrorista me las pide, gustosamente podrán contar con mi ayuda, opinión, solución al problema y forma de prevención) .
En los aeropuertos está claro que el peligro no está dentro, está fuera, pues en todos los vuelos procedentes de España, Europa y América se ha pasado un exhaustivo control, a veces hasta molesto para los pasajeros. Y los vuelos procedentes de otros países, tienen un control mayor a su llegada.
De ahí que se haga preciso pasar el escáner a todos los equipajes e incluso a las personas, pues más vale perder algo de tiempo a que mueran muchos inocentes por la negligencia de no hacerlo, pues una simple pistola o navaja valdría para intimidar y para hacerse con el control de un avión y su pasaje.
Por eso es necesario un riguroso control, pero no solo en los aeropuertos. En cuestión de equipajes habría que hacerlo extensivo a todas las estaciones de tren, a todas las estaciones de autobús y a todos los lugares donde se lleve a cabo cualquier actividad de ocio o recreo que reúna en poco espacio a una gran multitud de personas.
Para lograr este objetivo que dé seguridad a los sitios mencionados, se debe potenciar la presencia y control por parte de la Policía, Policía Local y Guardia Civil, contando con la colaboración de empresas de seguridad. (Ahí tienen un gran número de puestos de trabajo nuevos necesarios para evitar consecuencias graves).
Sobre la parte que no comento y que me guardo por miedo a que la puedan utilizar para su propio fin, pues me consta que me leen de ciertos países del Magreb y del Golfo Pérsico, la mejor prevención, pues la otra prevención no la debo desvelar, es la que siglos atrás se hizo y de la que no soy partidario, la expulsión. Y no quiere decir esto que esté de acuerdo, pero sólo así en el futuro, algunos países pensarán que se podrá garantizar el que puedan fallecer millones de personas indiscriminadamente.
Y es muy probable que en el futuro, antepondrán la expulsión de miles de personas, en cuanto se produzca un atentado de grandes dimensiones y que pueda llegar a ocasionar a millones de personas inocentes la muerte o lesiones irreparables.
Es muy probable también el cambio que pueden llegar a experimentar algunos islamistas moderados que viven entre nosotros. Y que a la llamada fundamentalista radical, podrían cambiar de postura y ocasionar mucho daño, pues ellos pueden ser parte importante del factor sorpresa.
Esta expulsión llegará, pero llegará tarde, cuando las consecuencias para tomar esta medida, hayan sido de tal magnitud que sea la única solución para garantizar la vida de los supervivientes si es que los hubiere.
Y esto es lo de siempre, “se pone el semáforo cuando se han matado ya cuatro personas…”
Sé que habrá quien me tache de racista, pero eso no es cierto, esa no es la verdad, pues no me considero racista por abordar un tema en el que algunos seguidores de cierta religión hayan cogido la vía terrorista para estar en contra del resto de la humanidad. Por lo que son ellos, los únicos responsables de que por seguridad, se tomen medidas extremas.
No quiero alarmar, es simplemente una reflexión y una hipótesis, pero es una hipótesis que tiene todos los ingredientes para que en un futuro próximo pueda llegar a ser una realidad…
Ojalá que nunca llegue ni una cosa ni la otra y aprendan a llevar una convivencia sostenible con el resto de países civilizados, pero eso hoy día no es una realidad, más bien es un sueño difícil de alcanzar…
.

El gran apoyo latinoamericano a España, digno de agradecer
Durante casi ocho siglos, la península ibérica fue invadida por los musulmanes hasta que en 1492 el último reducto moro caía ante los cristianos.
Año también en el que Cristóbal Colón llegó a América.
Después, el expansionismo que trajo el descubrimiento, llevó a España a la colonización, dándoles un idioma a los nativos, una nueva cultura, una nueva religión y otra percepción de lo que creían que era el mundo. No voy a entrar en detalles de lo que se les quitó, pues lo trataré en otro artículo en cuanto a la deuda histórica con estos países hermanos.
Por otra parte, desde hace unas décadas, en España y en el resto de Europa muchos musulmanes han entrado para quedarse para siempre e incluso muchos son ya europeos. En España, disfrutan muchos la nacionalidad española.
El índice de natalidad de españoles está muy por debajo de los inmigrantes procedentes de Marruecos, Argelia y países subsaharianos, que nos triplican o cuadriplican en este sentido.
Al adquirir la nacionalidad española y por consiguiente el derecho al voto, en algunas décadas más, estos nuevos nacionalizados y sus descendencias, tendrán el poder de decidir el futuro de Europa, pues casi toda Europa se encuentran en la misma situación que España.
No sería un problema, si estás personas tuvieran una cultura similar a la nuestra, pero no es así, en ese sentido son totalmente diferentes…
Como personas, individualmente, son personas iguales que nosotros e incluso muy agradables en el trato. Pero a nivel colectivo son muy diferentes en sus ideas, en su religión, en sus costumbres, normas y usos sociales. Hasta tal punto que si no tienes su religión, sus costumbres y sus usos sociales, no eres uno de ellos.
A modo de ejemplo, encontramos gran diferencia en la cuestión de los derechos humanos, derechos de la mujer, derecho de opinión, libertad de religión y libertad de expresión entre otros. Es decir, que en cuanto ellos consiguieran la mayoría, la convivencia sería insoportable para los pocos españoles que quedaran en relación a ellos.
Por eso, además de la deuda histórica que tenemos con todos los países latinoamericanos, es de agradecer la entrada de todos los inmigrantes que desde el lejano continente americano han venido a España parando así y contrarrestando el desbordamiento de mayoría musulmana.
Pues ellos, los países latinoamericanos, además de tener una misma lengua, sí entienden de derechos humanos, sí entienden de derechos de la mujer, sí entienden del derecho de opinión y de la libertad de religión y expresión, pues muchos, son procedentes de españoles que en su día marcharon a sus tierras y otros, tienen nuestra misma cultura, nuestras mismas ideas, nuestras mismas opiniones y son sin duda, nuestros hermanos de tierras lejanas, pero nuestros hermanos.
Por todo lo expuesto, agradezco a todos los hispanoamericanos que hayan considerado a España como parte suya y hayan buscado hogar aquí, pues sin duda en el futuro, serán un gran apoyo para que los españoles podamos tener voz y voto.
Gracias nuevamente hermanos de Hispanoamérica, sois bien recibidos en mi tierra, vuestra tierra…
.

Desde que se instauró en España la democracia, una amplia mayoría de los españoles, hemos ido a nuestra gran cita con las urnas, para votar al partido político que más se acerca a nuestras ideas, al que más confianza nos dá o al que nos ha convencido por las propuestas, directrices y promesas que sus candidatos nos expresan.

Todo este planteamiento real está muy bien y supongo que así debe de ser, pero claro está que, cuando votamos a ese partido, salga o no, le estamos dando la confianza durante cuatro largos años. Y durante esos cuatro largos años, pasan muchas cosas…

Ahí, nos damos cuenta de que con algunas cuestiones que se aprueban estamos de acuerdo totalmente, pero con otras cuestiones y otras medidas que se toman, pues no estamos para nada de acuerdo.

Sin embargo, no podemos hacer nada. Solo nos que da el recurso de mostrar nuestra disconformidad en conversaciones con los amigos, con los compañeros de trabajo o con la familia.

Y esto ocurre porque realmente, estos partidos políticos, no nos representan totalmente, pues le hemos dado “carta blanca” durante cuatro largos años, para que hagan y deshagan lo que quieran. Y si el anterior que estuvo en el Poder, ya había aprobado algo o ya estaba en marcha, se ha vuelto atrás, sin importar en absoluto el estudio que se haya hecho sobre ese asunto o el gasto que ya ha supuesto para el país. Esto, lo han hecho unos y otros. Y donde mas se ha notado es en muchos ayuntamientos (“Ahora pongo el carril bici. Ahora estoy yo y lo quito y pongo banquitos y maceteros…).

Lo dicho, no nos representan, representan a sus mismos partidos, pero no a nosotros.

Por todo esto, aunque le demos la confianza a uno u otro partido político, deberiamos estar representados para que se tengan en cuenta a todos los ciudadanos, desde los más ricos hasta los más pobres, desde los que practican alguna religión, hasta los que no practican ninguna, desde los homosexuales hasta los heterosexuales, desde los de raza blanca hasta cualquier otra raza, desde las profesiones mas favorecidas hasta las menos…

Podría seguir así mencionando sectores y colectivos dignos de ser representados totalmente y que no están, ni se sienten representados.

Y lo ideal sería, que existiera, al margen de lo que ya hay, un Partido Político o un Grupo del Pueblo, que nos represente a todos los sectores y colectivos.

Este Partido del Pueblo o Grupo del Pueblo, al margen de que gobierne otro, debería estar formado por todos estos colectivos o sectores de profesiones, razas, sexo, opinión y religión. Y su cuantía de miembros, en relación proporcional al número de ciudadanos acordes a ese sector o colectivo, contando el colectivo o sector mas minoritario, con al menos un representante.

Sólo así estariamos en cada momento representados.

Por todo lo expuesto, invito a todos los Partidos Políticos, Sindicatos, Sectores, Colectivos, Asociaciones y Ciudadanos, a que se estudie y se dé un gran paso a que un proyecto así, tenga cabida para que el Pueblo, sea cual sea la tendencia de cada ciudadano, sea representado y pueda colaborar en cada momento y tomar decisiones importantes para una España mejor.