Archivos de la categoría ‘Paro’

Hola amigos.

Han pasado unos meses desde la última vez que actualicé alguno de mis blogs y simplemente quiero dejar un análisis de la situación actual en España.

Seguimos más o menos igual, el PSOE sigue con su política destructora en todos los ámbitos, sin solucionar el problema del paro, presionando a los contribuyentes, alentando a las corrientes nacionalistas a través de seguir dándoles esperanzas y espero por favor, que no caigan en la trampa de volver a negociar con ETA, que es lo único que nos faltaba otra vez, que les dieran permiso y tiempo para reorganizarse o les ayuden a abrir una vía para que tengan reconocimento y amparo internacional.

Siguen mandando tropas a países como Afganistán, que mantienen un escenario de guerras camufladas bajo el  nombre de Misiones de Paz, cuando nuestros soldados tienen en muchas ocasiones que enfrentarse en combate y donde algunos mueren irremisiblemente porque no se utilizan medidas más contundentes y eficaces para acabar con esa contienda . Los políticos declaran la guerra, pero no saben cómo afrontarlas y ahí está el fracaso, como en Irak, que de no quedar ningún insurrecto y ningún terrorista, todavía quedan muchos por las malas gestiones y el mal enfoque que se le dio, al liberar a miles de prisioneros fieles aún a su causa.

Ahora, estamos también pagando, las consecuencias de todo el tiempo que se han tirado sin hacer nada ante el problema que se les veía venir y hasta algún alto mando militar, puede ver como amenaza, el que se atente contra la integridad territorial con el Estatuto Catalán y otras acciones llevadas a cabo por partidos de traza nacionalista.

Es el problema de negociar para gobernar, que luego tienen que ceder a las pretensiones de esos grupos que pretenden su propia gobernabilidad e independizarse de España.

Ya nadie apoya al gobierno de Zapatero ni lo que hacen, con exclusión de los partidos nacionalistas vasco y canario. Y eso, es síntoma claro de su carencia de ideas para contar con otros apoyos para solventar los graves problemas que les están causando a nuestro país y a sus ciudadanos.

Ni sus propios sindicatos le dan su apoyo, aunque se nota demasiado, que los pasos que dan éstos, lo hacen de forma que todo sea muy benevolente y sin darle el eco que le hubieran dado en caso de gobernar otros.

Zapatero está desgastado, Solbes nos engañaba continuamente con su famoso “Hoy digo una cosa y mañana me retracto”.

Peor no ha podido ser la gestión de Corbacho, que ha destruido los derechos de los trabajadores con los despidos fáciles, logrando aumentar el número de parados. Y a los parados, sacándolos de las listas del paro, cuando éstos hacen un cursillo.

No hablemos de las amigas Chacón o Aidó, con sus constantes meteduras de pata al frente de sus dos Ministerios, Defensa, y el sacado de la manga, de Igualdad, que dedica parte de sus actividades a despilfarrar dinero en proyectos absurdos, como se puede apreciar en esta noticia…
Aído gasta 26.000 euros en «un mapa de excitación sexual del clítoris»

Por su parte, la otra ministra, la de Defensa, dando ejemplo,  prefiere gastar su dinero en algo provechoso…  Quiere comprarse, si no se lo ha comprado ya, un chalet de 1,4 millones de dólaress en República Dominicana.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/chacon-quiere-comprar-otra-villa-en-republica-dominicana-por-14-millones-de-dolares-1276400578/

Y así vamos y así seguimos en nuestro país, despilfarro de algunos, mientras otros andan arruinados sin trabajo, sin hogar, sin recibir nada de ayudas y con una familia que alimentar y cuidar…

Otros, temerosos de perder su sustento por la precariedad de su puesto de trabajo, que en muchos casos pende de un hilo y las empresas retrasan el pago de sus nóminas o los van despidiendo indiscriminadamente.

Hasta los funcionarios temen más recortes y que les sigan limitando los pocos derechos que les están dejando y ven muy negro el futuro que les espera tras su jubilación, sino antes…

Y muchos de los que ahora padecen las consecuencias de este inexistente, dañino e ineficaz Gobierno, que odiaban y criticaban a los católicos, se acuerdan de la frase hecha “Con la Iglesia hemos topado”,  porque es ahí donde les dan algo de comida y enseres para poder subsistir y alimentar a sus hijos. Y sin preguntar qué tendencia política tienen, aunque a la Iglesia, se le ha hecho daño en los últimos años.

¿Quien está contento?

¿Todavía los defiendes? Yo ya no.

Anuncios

A raíz de ciertos acontecimientos, entre otros discusiones de política, de justicia o de economía, creo que lo mejor que voy a hacer con este blog, aunque pensaba cerrarlo, es cambiar la temática, porque para mi ya no tiene sentido el dar a conocer el sentir general sobre la cadena perpetua, hablar de educación social, cívica o vial…

Tampoco tiene sentido el opinar que ETA estuvo detrás y pasó información en los acontecimientos del 11-M, ni hablar de temas relacionados con gays y lesbianas, por el que tuve un encontronazo con una feminista radical, o con las barbaridades que nos quieren meter en la reforma de la Ley del aborto.

O hablar del paro, de la vivienda, o de qué hacer para crear empleo, o de que el partido político tal, hace las cosas mal o no hace nada, como es el caso. O aguantar las opiniones de algún que otro republicano despistado que aún no sabe lo que es una monarquía.

Tampoco sobre pedir y dar soluciones para acabar con las guerras y con el hambre, entre otras cuestiones.

E incluso ni pedir o desear un nuevo orden mundial en donde no tengan cabida ni dictadores ni países que vayan en contra de la humanidad.

Todo esto que disfrazo, que camuflo, que digo de una y otra forma ¿Para qué?

Para nada…

Sólo para crearme adversidades y enemistades con algunos, porque no servirá para otra cosa.

Y no sirve para otra cosa porque lo que exponga a través de este blog, no llega a donde yo quiero que llegue cada cosa, por lo que no cumple el objetivo que me había marcado cuando comencé con este blog.

Por eso, pasaré página y me dedicaré a darle otro enfoque más diverso y en donde se pueda participar sin tener que dar una opinión contraria a lo que yo escriba, porque no habrá razón ni motivo para ello.

Dicho de otra forma, renunció por un tiempo quizás indefinido, al derecho de expresar libremente mi opinión en lo referente a esos temas y me la guardo para mi, ya que viendo que todo sigue igual o peor, ¿para qué seguir con lo mismo una y otra vez?

Para nada…

Por eso y como tengo puesto por algún lugar de este blog, pondré videos cuando no pueda expresar con palabras y me quede sin argumentos, pero al menos este video tiene su encanto y al menos no sembrará la discordia en las opiniones.

Os dejo este bonito vídeo que encierra una sensación de sentimiento muy profundo y que nos puede llegar muy adentro e incluso nos puede hacer pensar…

Európides

En estos días, no hay nada más que coger la prensa para sacar conclusiones de lo que está pasando. Y sin querer te hace pensar en qué es lo que se debería hacer para evitar ciertas cosas o qué se debería hacer para que algo no pase o que no se llegue a esos extremos.

Supongo que vosotros también tendréis ideas e inquietudes, que también me gustaría comentar.
Si empezamos por un tema que tiene indignada a toda la población española es hablar de la justicia, en donde son los juristas y algunas minorías, los únicos que están convencidos que las penas en España son muy duras o las más duras de Europa, alegando que existe un gran desconocimiento y por eso se pide para algunos delitos la cadena perpetua.

Dicen además, que no se puede ver la aplicación de las penas desde el punto de vista de los familiares, pues no se trata de actuar con venganza contra nuestros queridos y amados asesinos.
Pero lo que está claro, es que no puede primar la opinión de cuatro, ante la opinión de 45 millones de personas, por lo que ahí lo dejo, esperando que aunque ciertas minorías defiendan a ultranza la reinserción a toda costa, se den cuenta de que la sociedad está pidiendo ya en voz alta que se haga verdadera justicia, porque la frase más oída en la calle es esa, “no hay justicia”.

En época de crisis, pido que de una vez por todas, acaben los partidos políticos de echarse cosas en cara y se pongan a trabajar mano a mano para sacar a España adelante, que es algo que los españoles y toda la población que vive en España agradecerá. Pero para eso es necesario que se quiten la máscara de odio mutuo que se tienen y trabajen para España, no para sus partidos.

Es necesario nombrar Comisiones ajenas, que controlen todos los movimientos y den el visto bueno a cuantas operaciones monetarias se hagan a todos los niveles, pues con esto, además de crear nuevos puestos de trabajo, evitaremos que más de uno se aproveche de su cargo para enriquecerse a costa de los demás.

Hay que apoyar a las empresas sí, pero que se comprometan a la creación de puestos de trabajo. Y para que estos puestos de trabajo se creen, se nombren inspectores que sean los encargados del control de puestos de trabajo y de los despidos improcedentes, así como del número de trabajadores en prácticas y formación que tienen que haber en cada empresa.

Además, hay que exigir a las empresas según su sector, nuevos puestos para poder dar cabida a los jóvenes que acaban su carrera universitaria. Y entre los puestos propios de las empresas, más los de la Administración y el funcionariado, se tenga hecha la previsión anual, para que nadie que acabe una carrera, se quede sin trabajo relacionado con sus estudios.

Y puestos a construir, aún existen muchos institutos y colegios en los que muchos estudiantes tienen que acudir a sus clases a barracones y contenedores, o sea que a aprovechar el veranito y a construir aulas nuevas, que darán puestos de trabajo y harán algo positivo para nuestros jóvenes.

Existe la frase “la prestación del paro ni tocarla”…
Pues no, hay que tocarla y mucho, pues en situaciones normales donde se genera empleo nos puede servir, pero en casos como el que estamos viviendo, no nos sirve porque se acaba y deja al que lo cobraba con una pequeña prestación que no llega ni para cubrir los gastos mínimos.
Además, unos lo cobran y otros no, por lo que no es una medida justa ni equitativa.

La única forma es pagar por familia.

Pongamos un ejemplo con una cantidad estimada que pueda satisfacer los gastos familiares mínimos.

Una familia de cuatro miembros (marido, mujer y dos hijos menores de 21 años) que no trabajan:

– 300 El marido.
– 300 La mujer.
– 200 (100 por hijo).

Esta familia sin trabajar percibiría 800 euros, cantidad suficiente para al menos poder vivir algunos meses sin trabajar pero con recursos mínimos y no extra mínimos, como pasa ahora.
Supongamos que trabaja el Marido.

Percibirían esta misma cantidad, más el salario de su trabajo disminuido en la cantidad que le corresponda. Es decir, si el marido trabaja en una empresa en la cual cobraría hoy día 1.200 euros, el marido percibiría 800 euros, más los 400 que le paga el Estado por él y un hijo.

Si además trabaja su mujer, pues percibiría su paga correspondiente a la de hoy día, minorada en 400 euros como hemos aplicado para el marido, por ella y el otro hijo.

Es muy simple, pagar a cada español mayor de 21 años, 300 euros y por cada hijo 100 euros, perdiendo la prestación de los hijos cuando estos cumplen 21 años.

Y adiós a la prestación del paro para siempre.
Adiós también a las prestaciones de ayuda familiar.

(Continúa en la parte 2).

Parte 2
Hay también que reducir la especulación y para ello tendrían que existir inspectores (más puestos de trabajo) que se encargaran de garantizar desde el precio de salida de cualquier producto, el precio máximo al que se podría vender.
Esto significa por ejemplo que un producto que sale del agricultor a 10 céntimos el kilo, no sobrepasara los 40 ó 50 céntimos el kilo cuando llega al consumidor.
Importante es cobrar al consumidor sólo el primer IVA y no el último que es el que encarece a los productos, porque el consumidor no lo recupera y además el IVA , se creó como un impuesto para controlar a las empresas no al consumidor, por lo cual, los que tienen que pagar ese IVA, son las empresas.
Y en las facturas, hacer constar el primer y último IVA, el primero que es el que paga el consumidor y el último que ha pagado el empresario o establecimiento que lo pone a la venta del público.
Se debe de hacer un mayor control de calidad, pues hay muchos productos basura que nada más comprarlos con un uso o dos están rotos. Y no me refiero sólo a las tiendas de los chinos, pues hay otras, que con tal de dar un precio muy bajo, nos están dando utensilios que no sirven para nada.
Más ayuda humanitaria a la tercera edad, pues hay muchas personas solas y necesitan la ayuda de alguien para algunas labores de casa.
Más ayuda humanitaria a los disminuidos físicos y psíquicos, pues es penoso que un minusválido no pueda ir a una excursión con su colegio o instituto por no disponer de un monitor que lo acompañe. Y esto se traduce en crear puestos de trabajo para monitores que se encarguen de ayudar a la tercera edad y a los minusválidos.
Estudiar qué medidas se deben adoptar en colegios e institutos, para garantizar a la sociedad una buena educación a nuestros hijos para evitar todo esto que copio de un post que hice cuando no me leía nadie y que titulé Maleducados y Antisociales:
Cuantas veces hemos visto un coche aparcado en una acera o en un paso de peatones…
Cuantas veces casi nos atropellan por las prisas de no parar…
Cuantas veces hemos pisado una mierda de perro…
Cuantas veces hemos visto que el dueño del perro no la recoge…
Cuantas veces hemos visto a transeúntes tirar papeles al suelo…
Cuantas veces nos hemos encontrado un retrete público con excrementos sin limpiar…
Cuantas veces vemos a gente escupiendo por las calles…
Cuantas veces se orinan fuera de la taza…
Cuantas veces hemos visto dejar tiradas basuras…
Cuantas veces hemos visto a vecinos tirar la basura por la mañana…
Cuantas veces se nos han colado cuando hacemos cola…
Cuantas veces han tirado colillas por los balcones y han quemado los toldos…
Cuantas veces han destrozado un banco para sentarse…
Cuantas veces han hecho pintadas en las fachadas…
Cuantas veces hemos visto a un individuo meando en la vía pública…
Cuantas veces no recogen los restos de un botellón…
Cuantas veces dejan desperdicios tirados en el campo…
Cuantas veces ha pasado una moto y nos ha dejado sordos…
Cuantas veces pone un vecino la música “a toda pastilla”…
Cuantas veces han cortado esa rosa tan bonita en un parque…
Cuantas veces hemos visto apartarse una anciana para que pase un niñato…
Cuantas veces han tocado el timbre de tu puerta para molestar…
Cuantas veces no han ayudado a una mujer con el cochecito de bebe a bajar o subir unas escaleras o del autobús…
.
Muchas, muchas veces…
.
Y esto no es nuevo de ahora, sino que parte de una mala educación tanto cívica como social.
.
Y no la tienen porque incluso sus padres, tampoco la recibieron y poco puede educar el que ni sabe ni tiene conocimientos para ello.
.
En algunos de estos casos, las multas sirven para que ese energúmeno se lo piense, pero no siempre hay un policía detrás de cada energúmeno.
.
Ni siempre vamos a estar recriminando a estos individuos lo que hacen mal, pues nos arriesgamos a que encima o nos chillen e insulten o que incluso nos peguen una paliza.
.
Pero lo que sí tendriamos que hacer es comprometernos a cumplir lo mejor posible nuestras labores de ciudadano y que pensemos un poco en los demás.
Al Gobierno le toca, en esa nueva asignatura de Educación Social, incluir estos temas, algunos más y sensibilizar a todos los escolares, para que en el futuro sean unos ciudadanos ejemplares.
.
También al Gobierno y a las Comunidades Autónomas, les toca hacer, una buena campaña a través de los medios de comunicación, en donde se les haga entender a todos los ciudadanos el camino a seguir para una convivencia mejor.
.

(Continúa en parte 3)

Cada vez que veo una noticia de estas dimensiones más me doy cuenta de que nadie toma nota de lo que debe hacer el país. Y es que alguien ha tenido la feliz idea de pagar la mitad de la cuota de la hipoteca de los que se encuentren en el paro.

Esta medida, que más que una medida es un propósito de desajustar las cuentas del Estado, es la manera más desafortunada de romper los principios de igualdad y justicia.

Nunca he hablado de mi en este blog, pero como viene al caso les contaré una breve historia…

Allá por el año noventa del pasado siglo al trasladarme a vivir a una ciudad costera del Mediterráneo, tuve la idea de comprarme un piso para que fuera mi vivienda habitual en vez de pagar un alquiler que lo veía como tirar dinero a fondo perdido.

Por aquel entonces, los intereses de los créditos hipotecarios estaban por el catorce por ciento y me salía a pagar más de la mitad de mi sueldo.

A duras penas, mes a mes iba pagando las letras del préstamo hipotecario, llegándonos muy justo el terminar el mes.

La casa estaba bien pero necesitaba una reforma de baño, cocina, acristalamientos de aluminio, puertas…

En dos años, con mucho esfuerzo, sólo conseguimos cambiar la puerta de entrada y una pequeña ventana del aseo.

Recuerdo que un domingo, nos fuimos con el coche a pasear por un mercadillo con los crios pequeños, para pasar la mañana distraidos, pero sin gastar apenas nada excepto cuatro chucherías. Sin embargo hicimos el mes pues nos pusieron una buena multa por aparcar en el arcén.

A apenas un kilómetro de donde vivía, empezaron a entregar unas viviendas nuevas con todas las comodidades del mundo, zona de recreo y mis ansiadas ventanas de aluminio que quería para mi casa.

Estas casas, prácticamente las regalaban a personas que lucían grandes collares de oro, buenos coches y que siempre que iba de paso por allí, se podían permitir el lujo de estar todo el día en el bar consumiendo “a tutti pleni”, cuando mientras tanto yo, el único sitio que me podía permitir era el ir con mi familia a la playa o al campo cargado con mesas, sillas, nevera, sombrilla, palas cubos, barcas hichables, manguitos y un largo etcétera.

Fue ahí cuando me di cuenta de mi gran error. Porque mi error fue el no estar en el paro, el no dedicarme al contrabando o a la droga, el no trabajar cobrando en negro para que me dieran un piso gratis, el no ser un sinverguenza o un ladrón. Ya que si hubiera sido algo de eso, se hubieran portado mucho mejor conmigo.

Y antes lo hicieron, pero como no aprenden, ahora lo van a hacer otra vez. Les van a dar dinero a unos sí y a otros no.

Y no digo con esto que no los ayuden, lo que digo es que miren bien a quien ayudan y que no se olviden de los demás, porque esos otros que a lo mejor callan, también necesitan que se les eche una mano, pues esas prestaciones discriminan a unos en favor de otros y eso Señores del Gobierno, no está nada bien.

Si miran en mi blog cuatro o cinco artículos mas hacia abajo, verán que les hablo del paro, de las prestaciones y de las medidas sensatas y justas que deberían de tomar, porque el paro es injusto.

Y en vez de pagar el Gobierno la mitad de esas hipotecas, estudien las medidas que sean necesarias para que si alguien que se encuentra en el paro, tiene una hipoteca, tenga la posibilidad de que los bancos, le permitan un periodo de carencia a muy bajo interés. Y esa diferencia mínima de interés es la que debería pagar el Gobierno en todo caso y no más, pues derrochar o despilfarrar recursos propios de la Nación, sólo puede traer consigo una gran recesión de las que al Gobierno, por sus malas gestiones, luego no les gusta comentar.
Empiecen a ser más justos y equitativos, dejando de regalar a unos lo que le quitan a otros.
.

ADIOS PARO, ADIOS

Publicado: 28 septiembre 2008 en Ciudadano, Economía, Opinión, Paro, Política

El paro, esa asignatura pendiente que trae de cabeza a tantos paises y que en nuestro caso, en España, sufre las consecuencias de las crisis, de la actividad mayor o menor de los sectores y de las épocas del año.

Y es que en España, se sufren estos cambios constantemente, suponiendo para el Estado, una gran carga económica.

Si a estos cambios de actividad y paro que tenemos, le sumamos la picaresca de algunos trabajadores y de algunas empresas, que cada cierto tiempo se benefician al enviar al paro a algunos de sus trabajadores (y que estos siguen trabajando en la empresa). Más los que estando cobrando el paro y están trabajando sin declarar(en sucio), nos damos cuenta de que las pérdidas, son cuantiosas y más aún, si éstos, se benefician de la ayuda familiar.

Esa es la suerte del que puede cobrar el paro, la ayuda familiar y trabajar aparte “bajo manga”.

Sin embargo, vemos otros españoles, que cobran la ayuda familiar, o ya no la cobran. O que no tienen derecho a paro porque se les ha agotado y claro, ya no les corresponde…

Entonces vemos a personas y familias, en las que hay en momentos de su vida, que lo pasan mal por no disponer de recursos económicos, ni por tener derecho a ninguna prestación.

Y eso es un grave problema, sobre todo para los que lo padecen. y para el Gobierno también, pues hay empresas que salen beneficiadas de más con la picaresca de las contrataciones y despidos. Y trabajadores que ocupan su puesto de trabajo y cobran las prestaciones.

Y la solución es muy simple…

Cambiar el sistema.

Quitar la prestación del paro y la ayuda familiar.

Pero no quitar la ayuda familiar y la prestacion del paro a cambio de nada. Quitar estas prestaciones a cambio de otras mas justas y equitativas.

Prestaciones más justas y equitativas para los españoles y no para los ciudadanos de España que suman y siguen… (Ver artículo “La España de los españoles y de algunos mas…” de este blog).

Y es muy sencillo. Pagar a cada español por ser español.

Pongamos un ejemplo con una cantidad estimada que pueda satisfacer los gastos familiares mínimos.

Una familia de cuatro miembros (marido, mujer y dos hijos menores de 21 años) que no trabajan:

– 300 El marido.

– 300 La mujer.

– 200 (100 por hijo).

Esta familia sin trabajar percibiría 800 euros.

Supongamos que trabaja el Marido.

Percibirian esta misma cantidad, más el salario de su trabajo disminuido en la cantidad que le corresponda. Es decir, si el marido trabaja en una empresa en la cual cobraría hoy día 1.200 euros, el marido percibiría 800 euros, más los 400 que le paga el Estado por él y un hijo.

Si además trabaja su mujer, pues percibiría su paga correspondiente a la de hoy día, minorada en 400 euros como hemos aplicado para el marido, por ella y el otro hijo.

Es muy simple, pagar a cada español mayor de 21 años, 300 euros y por cada hijo 100 euros, perdiendo la prestación de los hijos cuando estos cumplen 21 años.

Y adios a la prestación del paro para siempre.

Adios también a las prestaciones de ayuda familiar.

Y aunque parece una barbaridad como para echarse las manos a la cabeza, si se aplicará, supodría un ahorro muy grande para el Estado y una gran tranquilidad para todas las familias españolas, que verían así, cubiertos sus gastos mínimos, sin quedar desamparados en ningún momento de sus vidas.

Estudienlo Señores del Gobierno y saquenle punta a este asunto. Me lo iban a agradecer, pues se darían cuenta del despilfarro que hay hoy día en torno a esta cuestión. Se darían cuenta de los engaños , la picaresca y de que el número de parados descendería notablemente.

Pero por favor, echenle números, verán ustedes señores del Gobierno que realmente valdria la pena, y mas, si el Gobierno, soporta con la empresa lo que el Gobierno paga a cada español, o sea, los 300 euros, beneficiandose así las empresas por cada trabajador, respecto a hoy día en 150 euros y el Gobierno en otros 150 por cada español que trabaje.