Archivos de la categoría ‘Mi casera y yo’

Mi casera y yo (Capítulo V)

Publicado: 22 septiembre 2009 en Capítulo V, Mi casera y yo, Relato

Voy rápido para el ambulatorio, lo malo es que descalzo, dos kilómetros y medio cojo. Menos mal que sólo me corté un pie, así aprovecho y que me lo curen también, que me pica hasta el pelo…

Por fin llegué…

– Buenos días…

Que raro, la gente se aparta, ni que tuviera el sarampión… Y el recepcionista se tapa la nariz…

– Por favor salga afuera que enseguida le atiendo…

-Mire señor, pase a ese aseo y por favor, péguese una buena ducha, que mientras aviso para que le atiendan y le traigo algo de ropa limpia, un pijama.

-De acuerdo, gracias…

Que amable, así da gusto…

Ha habido suerte, esa inyección es mágica, me ha quitado los picores y me está desapareciendo el sarpullido. Lo que no entiendo es lo que me ha dicho el médico de que “aparte de en general ,que asco de pie también…”

Ahora viene lo peor, ir a ver a mi casera para que me dé una llave. Vamos Bailis, que en peores cosas te has visto je je.

– Buenos días, señora Encarna.

– ¡Valiente caradura! A ti tenía yo ganas de pillarte, mira por donde, que me debes ya seis meses, sinvergüenza. O me pagas ahora mismo o ya estás dejando inmediatamente el piso, que encima lo tienes hecho un asco…

– No se preocupe usted señora Encarna, si precisamente ayer venía a pagarle pero me robaron, mire, aquí tiene usted la denuncia para que vea que es verdad.

Si además ahora que tengo un buen trabajo… Trabajo en un banco y la gente está muy contenta conmigo, además, que estoy haciendo un trabajo que le hago publicidad al Carrefour. O sea, que no se preocupe que antes de final de mes le pago seguro.

Y llevo casi dos días sin dormir de la preocupación que tengo por no haberle pagado. Si no me hubieran robado…

Por cierto señora Encarna, que bien huele ese potaje que está haciendo y con el hambre que tengo, que llevo por lo mismo dos días sin probar bocado, que es que ni me entraba de la preocupación…

– Anda, venga siéntate ahí Lando, que te voy a traer un plato, pero a final de mes sin falta, ¿eh?

– No se preocupe usted, que con el trabajo tan bueno que tengo ahora, si hace falta hasta me dan un crédito y le pago enseguida…

(Uf, menos mal que se lo ha tragado…)

– Estaba buenísimo señora Encarna, lo que me está dando un sueño… En cuanto me de usted la llave me voy a dormir a casa.

– Tengo que ir a la otra casa a traerla, que no la tengo aquí. Échate una siesta si quieres en esa camita.

– Ah vale señora Encarna que buena y qué atenta es usted.

A las tres horas…

– Sí, sí, así, ohhh
Que bien he dormido y que sueño más erótico, ya echaba de menos una buena cama…

– Pero… ¿qué es esto?
– Pero… ¿qué hace señora Encarna? ¡Eso no se toca!

Estoy atado a la cama… ¿Y por qué echa la llave…?

– ¡Señora Encarnaaaaa!

– Dime cariño… Qué ganas tenía de que te despertaras… Ya verás lo bien que lo vamos a pasar…ji ji ji ji

¡ Ay madre, que esta vieja se va a cobrar en carne…!

¡ Que visión más espantosa…! Que asco de “estriptis”. Si le salen colgajos de todas partes… ¡Ay, Ay…!

– No, mire usted, que que que yo… yo… yo, no, no por favor señora Encarna… ¿A donde va con esa lengua fuera, no me irá a besarfgggg?

(Anda, ahora saca un consolador… Menos mal que se va a contentar ella sola y anda que es pequeño…)

– Mira Landito que juguetito he traído…

– Muy bonito señora Encarna.

– Me alegro de que te guste, es todo para ti…

– ¿Qué…? ¿Pero que dice usted? No señora Encarna no, eso no…

– ¡Ayyyyyyyyy!

Cinco horas más tarde…

Arf, arf, arf, (¡Esta vieja bruja no tiene fin, no se cansa la tía… Qué visión más espantosa… Hubiera preferido hasta al vagabundo…! Si hasta Carmen de Mairena es un “yogurín” a su lado… Y cómo me duele mi cucu…más que el pie…)

– Ay Landito que bien te has portado ji ji ji ji y lo que has disfrutado, ¡Bandido! Esto hay que repetirlo pero ahora mismo.

– Déme un respiro, arf arf, buff, que me tiene usted agotado… Pero señora Encarna…

Dos horas más tarde…

– Ahora ya si que lo hemos pasado bien Landito. ¡Y lo he grabado! Para que mañana lo veamos juntitos y nos sirva para excitarnos más…ji ji ji ji.

– Sí, que bien… Je je. (Ay Bailis, ya tienes otra misión, destruir las grabaciones antes de que salga a la luz, que ésta es capaz de enviarle copia a las amigas y a toda mi escalera… ¡Menudo problema…!)

– Mira Landito, por lo bien que te has portado te voy a perdonar por tardar en pagarme, pero vuelves mañana que te voy a hacer un cocido que te vas a chupar los dedos.

– Sí, pero deme usted la llave…

(No me vuelve a ver el pelo en veinte años… Ay que mal lo has pasado Bailis… Mi pobre cucu… Y como pinchaba con ese bigote… Y la lengua hasta la campanilla, ¡Ay que asco! ¡Y que no se entere nadie que me muero…!
Por lo menos he tenido suerte, que he dormido, he comido y ya está… A olvidarnos Bailis).

– Toma la llave bandido. Y mañana vente más prontito para que tengamos más tiempo para nosotros Landito, ji ji ji ji.

– Lo que usted diga señora Encarna, hasta mañana arfgg (Otra vez me ha pillado desprevenido, que asco de lengua…).

Adiós Landito.

Miedo me da de que la vieja bruja haga algo con la cámara y se la enseñe a alguien. Tendré que ir esta noche con sigilo a ver si me hago con ella antes de que le de por enseñarla por ahí que no me fío ni un pelo… Tendré que trazar un plan para hacerme con la cámara como sea…

Anuncios