Archivos de la categoría ‘Marta del Castillo’

Foto del diario 20minutos
Hace unos días, recibí un mensaje de esos que nos vamos pasando unos a otros sobre la desaparición de Marta del Castillo.
Lo leí, pero no lo pasé…
No por falta de solidaridad, sino más bien porque algo me hacía presagiar que el fin de esta criatura había sido ese, el ser la víctima de un niñato que como otros, piensan que pueden hacer lo que les dé la gana. Pueden matar por el simple hecho de que no les parece bien cualquier cosa y saben que hagan lo que hagan, no serán castigados por haber tenido la suerte de que en su país, un país equivocado, no existe la justicia.
O que esa justicia, al ser tan sumamente pobre en sus condenas, invita a cometer delitos y atrocidades.
No es una cosa nueva, lo sabe todo el mundo, matar en España es barato.
Esto es lo que opinaría un asesino de esta calaña:
Yo mismo si quiero, puedo asesinar a quien me plazca. Puedes ser tú o tú o un guardia civil o a un político… A quien me dé la gana…
Él o ella irá al cementerio o al crematorio y yo, seguiré viviendo…
Los familiares y amigos quedarán destrozados para siempre…
Unos años en la cárcel, conviviendo con otros delincuentes, haciendo amistades, leyendo, estudiando, viendo la tele, jugando al fútbol, bajo un techo y con derecho a una buena comida. Con atención médica, psicologica, con visitas, con tiempo para hacer deporte…
La victima no. No podrá hacer nada de eso porque yo le habré arrebatado su vida y podré reírme del dolor de sus familiares y amigos, porque además, en pocos años saldré y podré volver a matar o a hacer lo que me dé la gana, porque son tan imbéciles que me soltarán.
A eso lo llaman reinserción. Pero me reinsertaré si me da la gana, quizás prefiera seguir destrozando familias.
Si me pillan, bien, estaré bien en la cárcel y si no me pillan seguiré matando y haciendo daño.”
Mi máxima repulsa por estos hechos y mi sentido pésame a los padres, a los amigos, al resto de familiares y ciudadanos que como yo, lo hemos sentido.
Por estos motivos, entre otros, seguiré pidiendo la cadena perpetua para asesinos, pederastas, violadores y terroristas.
Pero cadena perpetua, apartados de la sociedad, apartados de otros reclusos que sí puedan reinsertarse en la sociedad por cometer delitos sin intimidación.
Y por supuesto, sin ningún derecho que le pueda dar la sociedad que ellos mismos han rechazado cometiendo esas atrocidades.
Este asesino, el de Marta, tiene veinte años, dirá que está arrepentido (atenuante), que se le fue la cabeza, que no sabía lo que hacía (atenuante), tendrá un buen comportamiento en la cárcel (atenuante y eximente para reducción de condena). Y antes de los treinta años, estará otra vez en la calle para hacer lo que le de la gana…

.

Anuncios