Archivos de la categoría ‘IVA’

Hace ya muchos años, allá por los años ochenta, tuvieron la feliz idea de crear algo que sirviera para controlar a las empresas de todo el país.

Así, cualquier movimiento que hicieran, compra o venta, se iban a enterar rápidamente porque tanto el comprador como el vendedor, iban a presentar en su declaración sus facturas, para que les devolvieran la parte de más que habían pagado.

Fue una buena idea, aunque los más listos, jugaron con la picaresca de ofrecer sus productos o sus servicios para que así, al consumidor, le saliera mucho más barato.

Y durante mucho tiempo, se fue utilizando ese sistema en el que salían beneficiados los vendedores, que no presentaban factura en su declaración y ganaban en negro y limpio ese dinero. Y los compradores o los que recibían ese servicio, que al no pagar el IVA, les salía mucho más barato ese producto o ese trabajo que le habían hecho, por lo que salían beneficiados también.

El IVA, que se tenía que aplicar a todo, transacción económica, servicio o venta, era pagado religiosamente por el consumidor, de tal forma que pagaba el total de lo que costaba el producto, más el tanto por ciento de IVA que correspondía por ese producto, siendo más o menos caro si ha pasado por más o menos intermediarios.

Por poner un ejemplo, ese kilo de manzanas o peras, por el que el agricultor ha recibido 10 céntimos, resulta que cuando llega a la tienda y vamos a comprarlo, nos encontramos que nos cuesta 2 euros.

Por supuesto, la culpa no es ni del agricultor ni del consumidor. La culpa es de los cuatro, tres o siete intermediarios, que gravan los productos en un 200, 300 ó 500 por cien. Y que encima, se aprovechan de disponer de una empresa “legal” y especuladora, que encarece esos precios.

Y la verdad es, que si no existieran estos intermediarios, el agricultor, el ganadero o en resumidas cuentas, el que se lo trabaja, tendría mas margen de ganancias. Y por otra parte, el consumidor, vería como su cesta de la compra disminuiría de precio.

Todos sabemos que no todo es tan fácil y que existe un transporte. Y que es necesario que alguna empresa se haga cargo de la gestión hasta que llega a los supermercados y al consumidor. Y que además, por cada escalón que va pasando ese kilo de frutas, se va encareciendo por los beneficios que se tiene que llevar cada uno por los que pasa ese kilo de frutas. Y a todo esto, hay que añadirle el IVA…

Aún así, si todo este proceso, hubiera sido hecho con una buena gestión comercial, esos 12 céntimos, para el consumidor en el supermercado, alcanzarían la cifra de unos 50 céntimos.

Y no los 2 euros que estamos pagando ahora.

La solución es bien sencilla y solo es cuestión de aplicarla en su justa medida.

Les dejo una pista…

Por una parte, limitar el tanto por ciento de los intermediarios y reducir el número de éstos especuladores, que sin trabajarlo, reciben cuantiosas cantidades de dinero para detrimento del bolsillo de los consumidores.

Para ello, sería necesario, que el Gobierno actuara en consecuencia, y cree una Unidad de Investigación del Consumo (Puestos de trabajo), que se encargue de analizar y supervisar todo el proceso, garantizando así, un precio mas justo y asequible para el consumidor.

Nadie se ha puesto a pensar que a fin de cuentas, un impuesto que en principio se creó para controlar a las empresas, sea el que más carga a todos los ciudadanos.

A las empresas, sólo les supone un trámite, que con una simple declaración de IVA, lo recupera.
Sin embargo, el consumidor no tiene donde desgravárselo y vaya donde vaya o compre lo que compre, estará pagando ese producto a un precio infinitamente superior a lo que realmente vale.

Y afecta a todos los ciudadanos de a pie, a los que no tenemos una empresa, a los que tienen menos recursos económicos, a los jubilados, a los trabajadores, a la mayoría…

Y da igual el que sea un producto básico o de primera necesidad, aunque en algunos productos se pague menos porcentaje, aún así, se paga mucho, se paga de más.

Por eso, por ser el IVA, más especulador incluso que otros, que tienen nombre y apellido, deberían de tomar medidas para parar este crecimiento de los precios.Y es que el IVA, tiene que dejar de ser un intermediario más.

Debe dejar de encarecer los precios al consumidor y debe de ser cobrado en su justa medida a las empresas por un lado y al consumidor por otro.Es decir, si el IVA se cobra a las empresas y ellos lo cobran a otras empresas, me parece excelente idea, pues siguen igual y tienen la opción de desgravárselo.

Pues para eso se creó, para control a las empresas.

Pero ahora viene la segunda parte, el consumidor.

Al consumidor, habría que tenerlo en más cuenta y es el que hasta ahora sale más perjudicado.

Y la solución es bien sencilla, muy simple…

El consumidor sólo y exclusivamente tenía que pagar el primer IVA y no todo el IVA de los demás intermediarios por los que ha pasado el producto hasta llegar a nuestras manos.

Repito para los que nos gobiernan, ya sea un partido político u otro, que me da igual.

El consumidor, sólo y exclusivamente tendría que pagar el primer IVA, el cual, ese primer IVA, iría incluido en un apartado de las facturas, aunque haya pasado ese producto por mil manos, por mil empresas, porque ese primer IVA, es el que tendría que pagar el consumidor.

Tomen buena nota Señores del Gobierno de España, que nosotros los españoles, queremos que hagan ustedes las cosas bien, que no nos engañen, que nos defiendan y que cuando vean ustedes una cosa que está mal, o que han hecho ustedes u otro mal, que las corrijan, que nosotros, los españoles de a pie, no tenemos la culpa de las malas gestiones que han hecho unos y otros gobernantes.

Y créanme, esta, es una de las mayores lacras que arrastramos los consumidores y que hace que se desborden los precios.

Tomen medidas ya, cobren sólo al consumidor el primer IVA, que nosotros, los ciudadanos lo notaremos y se lo agradeceremos.

¿Es que nadie piensa ya con la cabeza?