Archivos de la categoría ‘Crisis’

Es una pena que algo tan simple como el estar en cualquier puesto en el mundo de la política, se haya confundido con la forma más rápida de enriquecerse a costa de otros.
Y es que si no hubiesen tantos abusos se podría funcionar, pero ha sido objeto de escalada de todos y cada uno de los “listos”, vividores y aprovechados que han tenido potestad para hacer y deshacer todo lo que les ha venido en gana y todo, claro está, con la Ley de su mano, legislando lo que más les interesa, hasta tal punto de garantizarse sueldos abusivos, dietas desorbitadas por cualquier motivo, despidos y ceses con indemnizaciones millonarias. Y por si fuera poco, asegurándose puestos en empresas privadas tras sus legislaturas, hacer concesiones a esas mismas empresas. O bien, garantizándose un puesto de trabajo fantasma al que ni asisten, asegurándose además de sus pensiones, puestos vitalicios en donde cobran una barbaridad, como puede ser por ejemplo el Consejo del Poder Judicial.

Y hacen bien, porque nadie se lo impide y además, los “tontos” de los ciudadanos les dan su confianza ciega para que hagan lo que quieran, que aprueben las leyes, decretos, decretos-ley y normas que les favorecen siempre.

El resultado es que no se puede mantener a tanto vividor, sumando a presidencias y órganos de gobierno de CCAA, diputaciones, concejalías, embajadas porque entre unos y otros, se están comiendo al país, el futuro del país y probablemente hasta nuestras pensiones.

El manifestarse, el hacer huelgas o cualquier otra opción similar, no vale para nada. Y para muestra sirva cuando la ETA mataba y se hacían esas manifestaciones. No servían para nada, excepto para mostrar el rechazo, pero para nada más, seguían matando.

Y con estos delincuentes legales pasa lo mismo. Se pueden hacer manifestaciones y huelgas, pero les da igual, porque encima la ley que ellos crearon les ampara en ese continuo despilfarro y malas gestiones.

La única solución es que se les ganara en las urnas con un partido nuevo, donde la única ambición de los políticos sea el cargarse el sistema, el derogar las leyes que les otorgan tantos privilegios, el hacer desaparecer a tantos puestos políticos inútiles, el gestionar y gobernar de otra manera y evitando que nadie se enriquezca a costa de los demás. Y por supuesto, que todos los ciudadanos estén debidamente representados.

Los españoles nos merecemos algo mejor, lo mejor. Y no son los políticos actuales ni los que estuvieron anteriormente los que están por la labor de darnos una mayor calidad de vida, pues los partidos mayoritarios y el resto también, solo buscan su propio interés y se olvidan de su principal razón de existir, el gobernar de forma noble defendiendo los intereses de los ciudadanos y no los suyos propios.

Desde que se instauró en España la democracia, una amplia mayoría de los españoles, hemos ido a nuestra gran cita con las urnas, para votar al partido político que más se acerca a nuestras ideas, al que más confianza nos da o al que nos ha convencido por las propuestas, directrices y promesas que sus candidatos nos expresan.

Todo este planteamiento real está muy bien y se supone que así debe de ser, pero claro está que, cuando votamos a ese partido, salga o no, le estamos dando la confianza durante cuatro largos años. Y durante esos cuatro largos años, pasan muchas cosas…

Ahí, nos damos cuenta de que con algunas cuestiones que se aprueban estamos de acuerdo totalmente, pero con otras cuestiones y otras medidas que se toman, no estamos en nada de acuerdo porque no nos convienen ni nos interesan o incluso nos perjudican enormemente y nada podemos hacer para evitarlo.

Solo nos queda el recurso de mostrar nuestra disconformidad en conversaciones con los amigos, con los compañeros de trabajo o con la familia. En algunos casos, los colectivos más afectados se pronuncian, hacen manifestaciones y huelgas, pero aunque cuentan con la solidaridad del resto, no se hace patente y quedan aislados a su suerte, que al final es la que le otorga el partido político que gobierna según su conveniencia y no la conveniencia de ese colectivo, teniendo que ceder en parte y saliendo con casi toda seguridad, casi igual de perjudicado, pero acallado por alguna pequeña concesión.

Y esto ocurre porque realmente, estos partidos políticos, no nos representan totalmente, pues le hemos dado “carta blanca” durante cuatro largos años, para que hagan y deshagan lo que quieran. Y si el anterior que estuvo en el Poder, ya había aprobado algo o ya estaba en marcha, se ha vuelto atrás, sin importar en absoluto el estudio que se haya hecho sobre ese asunto o el gasto que ya ha supuesto para el país. Esto, lo han hecho unos y otros.
Lo dicho, no nos representan, representan a sus mismos partidos, pero no a nosotros.

Por todo esto, aunque le demos la confianza a uno u otro partido político, deberíamos estar representados para que se tengan en cuenta a todos los ciudadanos, desde los más ricos hasta los más pobres, desde los que practican alguna religión, hasta los que no practican ninguna, desde los homosexuales hasta los heterosexuales, desde los de raza blanca hasta cualquier otra raza, desde las profesiones mas favorecidas hasta las menos…

Y lo ideal sería y es, que exista, al margen de lo que ya hay, un Partido Político que se aparte de los intereses propios de los partidos y que nos represente, sin olvidar a ningún sector ni a ninguno de los colectivos de cualquier índole o tendencia, porque eso sí es democracia y no las engañosas circunstancias que nos someten y aplastan cada vez que les interesa o quieren.

Este Partido del Pueblo o Grupo del Pueblo, al margen de que gobierne otro, debería estar formado por todos estos colectivos o sectores de profesiones, razas, sexo, opinión y religión, de tal forma que nadie quede sin estar representado. Y su cuantía de miembros, en relación proporcional al número de ciudadanos acordes a ese sector o colectivo, contando el colectivo o sector mas minoritario, con al menos un representante.

Sólo así estaríamos en cada momento representados.

Para lograr esto, hay que trabajar mucho, todos debemos aportar nuestro granito de arena a través de la unidad y ganarles en las urnas democráticamente con la convicción de crear un entorno mejor para todos, pero todo eso, en nosotros está el poder conseguirlo.

Anuncios
Llevo días pensando en hablar un poco sobre cuestiones que pueden venir bien para solucionar en parte los graves problemas que tiene a día de hoy España.

En realidad, siempre he considerado que el problema es de base y si falla la base, falla todo. No la democracia en sí, sino la forma de gestionar y la forma de afrontar los problemas o lo que produce esos problemas.

A los bancos, se les ayudó con dinero de todos y aún así, pretenden siempre exprimir y sacar si no de un sitio de otro, por lo que es bueno el reducir el número de cuentas bancarias con el fin de que no nos saquen dinero por mantenimiento, por tarjetas que a lo mejor ni usamos, pero que tienen un coste anual y por no darlas de baja, seguimos pagando absurdamente. O lo que es lo mismo, regalándoles dinero.

Con la burbuja inmobiliaria, se encareció la vivienda, hasta tal punto, que los que se han ido sumando a la extensa lista del paro, se les hace imposible el poder pagar porque sus ingresos, si es que los tienen, no les dan como para comer, los gastos obligatorios y pagar esa abusiva hipoteca.

Decía lo de que ayudamos a los bancos, porque ahora, ellos pueden ayudar también a sus clientes y de paso asegurarse el pago. Pero para eso, hay que ser realistas y de igual modo que en su día peritaron esas viviendas muy por encima de su valor real, ahora, que las vuelvan a peritar a precio de la vivienda actual. Ellos, los bancos, fueron los mayores beneficiados entonces con la especulación que ellos mismos apoyaban, permitiendo el peritaje de esas viviendas, muy por encima del valor real de entonces, con el fin de que sus clientes, debieran mayor cantidad al banco o caja. Poco les importaba que esos clientes metieran en esa deuda, muebles, vehículos, viajes o lo que fuera…

Ahora, se encuentran con miles y miles de pisos vacíos que les ocasionan un gasto enorme e intentan recolocarlas y venderlas, bajando con mucha cautela el precio porque ven que apenas se las compran, pero se resisten a darles un precio más acorde a los tiempos.

Por eso, lo que deberían de hacer para por un lado quitarse todo ese exceso de viviendas, al margen de parar los desahucios, es bajar al máximo los precios de todas esas viviendas y venderlas, dándoles preferencia a los propietarios desahuciados con un tiempo de carencia para el pago de la deuda, pero siempre con un valor real del mercado actual y no, de la anterior deuda cuando ellos mismos abusaron de sus propios clientes.
Por eso deben de recalificar de nuevo esos precios y para darle salida, deben abaratarlos más del precio actual.

¿Qué se conseguiría con esto? Que muchos de los que perdieron su vivienda, la podrían recuperar, que otros comprarían esas viviendas baratas, que esos otros que compran esas viviendas, formalizarían una hipoteca con esa entidad bancaria, que muchos de los antiguos propietarios expropiados, puedan pagar esa deuda razonable y además, que también tengan la opción de formalizar una hipoteca en ese banco o caja. Y que además, esas viviendas en el futuro, no les supondrían un problema porque no tendrían gastos con ellas porque ya estarían ocupadas y además, les traerían beneficios por las nuevas hipotecas concedidas.

Este voluntarioso paso, solucionaría su problema y de todo aquel que se ve con la soga al cuello porque si se le ajusta a un precio real, es muy probable que sí pueda pagar esa deuda.

Por otra parte, siempre que se compra una vivienda de segunda mano, son necesarios muchos servicios nuevamente de todos los sectores e incluso la pequeña y mediana empresa, se vería beneficiada cada vez que el que adquirió una de esas viviendas de segunda mano, tenga que hacer alguna pequeña obra para acondicionarla a su gusto, así como algún mobiliario y otros enseres, como unas simples cortinas o estores. Lo que motivaría el que hubiera demanda de servicios que ahora mismo están parados y que volvería a activar a esos negocios que ahora nada venden.

Sería un gran paso y sería interesante que el gobierno instara a los bancos y cajas con tal de que tomen medidas al respecto, pues si así fuera, se volvería a mover la economía y talvez salieran muchos puestos de trabajo.

Al margen de esto, hay cosas que no se entienden, como el que los chinos, puedan abrir negocios y durante cinco años no tengan que pagar impuestos y antes de llegar a los cinco años, se cambian de local y de nombre de negocio y empieza de nuevo la cuenta de cinco años. ¿Dónde está aquí la equidad? Esto debe de cambiar porque eso les permite dos cosas: Evadirse de los impuestos y que todo el capital de los ciudadanos que compran allí, se vaya a sus países de origen, por lo que desaparece dinero de nuestro país y nos hace más pobre.

Lo mismo pasa con los que no son españoles, es mucho más barato contratarlos y hay subvenciones encima, por lo que el empresario jamás contrata a un español ya que por un extranjero, paga la mitad. Y pasa lo mismo que con los negocios chinos, que casi todo lo que ganan, sale del país y lo mandan a sus familias a sus países de origen, desapareciendo ese dinero de España y empobreciéndonos cada vez más. Esto también tiene que cambiar y como mínimo, dar igualdad de oportunidades, pero no más ventajas encima al que no es español, porque es algo incomprensible.

También es incomprensible el fraude que existe, porque hay quienes están cobrando ayudas y a su vez están trabajando en negro. Empresas que tienen mayor número de trabajadores de los que declara y negocios ocultos que se escapan de control, entre ellos la prostitución, que mueve miles de millones y por no estar legalizada, no contribuyen como el resto de las empresas. Ya es hora de tomar conciencia y dejar de ser un país de Lazarillos y controlar para que al menos, todos los que deban pagar paguen, que a lo mejor nos vendría bien porque nos tocaría a todos pagar menos…
Para controlar todo eso, hacen falta inspectores no corruptos y preparados.

Y si tuviera que crear puestos de trabajo y honrando a quienes se lo merecen, empezaría por darle un puesto de inspector a todo aquel que tras años de esfuerzo en las universidades y otros centros de formación, se ven que han acabado su carrera o módulo, y no tienen trabajo. Por eso se debían crear estos puestos de trabajo que además, ayudarían bastante a sacar muchos trapos sucios tras los cuales se escapan esos miles de millones y de donde saldrían sus sueldos y los de muchos más…

Y seamos sensatos, no es lógico que haya políticos que ocupen tantos puestos acumulando retribuciones y cargos, entre diputaciones, presidencias y otros puestos, porque ni están en lo que tienen que estar, ni rinden en ninguno de esos puestos. Al igual que no es lógico que ganen desorbitadas y cuantiosas sumas por ceses y demás artimañas legales permitidas. Ya está bien de chupar tanto del bote y de ser tan espabilados y Lazarillos.

Todo será posible si se toma conciencia y se hace lo necesario para que lo que falla, funcione. En las manos del gobierno y de los bancos está, así que manos a la obra…

Európides

Foto de Patrick Farell, miembro del The Miami Herald
Si algo me gustaría saber es si nos conformamos con lo que tenemos, con lo que somos, con la vida que llevamos.

Y pensamos si hubiera hecho esto o aquello, ahora la vida sería diferente, pues tendríamos otra profesión, otra pareja, otros hijos, otra economía…

Simplemente por nacer en un lugar u otro nuestras vidas habrían cambiado, nada sería igual, conoceríamos a otras gentes, hablaríamos otras lenguas, pasaríamos o no hambre, viviríamos o no guerras, profesaríamos otra religión, otras costumbres, otros hábitos…

Pero al parecer, hemos tenido hasta la gran suerte incluso de haber nacido en estas décadas y si estás leyendo esto que pongo aquí, tienes acceso a la tecnología, a los avances de la humanidad, por lo que te debes de sentir dichoso y privilegiado.

Podemos mirar hacia arriba y ver a todos aquellos que tienen grandes casas de lujo, vehículos de gran cilindrada, un gran poder adquisitivo, un nivel de vida envidiable y nos gustaría que nos tocara una indecente cantidad de dinero para copiarlos en parte.

Si miramos hacia el frente y vemos los que viven como nosotros, con una economía similar, podemos apreciar en que nos gastamos más o menos, si en ropa, en coches, en salir, en viajes…

Si miramos hacia abajo y vemos como viven los que están peor que nosotros, con carencias de todo tipo en la alimentación, en sanidad, en economía, en seguridad, etcétera, apartamos la vista.

Y si miramos mucho más hacia abajo y vemos a esas personas que mueren de hambre y sed, que soportan guerras, que viven huyendo porque cuando pasan los soldados o guerrilleros los matan, apartamos también la vista.

No, no es una crítica hacia vosotros, yo también aparto la vista, yo tampoco hago nada o lo que hago es algo así como hizo Pilatos, lavarme las manos e insuficiente.

O me contento con ayudar a ciertas ONG,s. como MSF, FVF y UNICEF.

Que por supuesto no está mal, porque si de cualquier ayuda que se mande eso sirve para quitar la sed o el hambre a un niño o ponerle una vacuna o pueda ser atendido para salvarle la vida, ya es… pero a la luz de que siguen muriendo personas inocentes, es muy poco, insuficiente…

Seguimos sin arreglar nada, muchas personas siguen muriendo de hambre y cada vez nos acordamos menos de ellos, porque ahora, nuestra situación económica está mucho más debilitada con la crisis y la mayoría ya no tenemos ni un pensamiento para aquellos que están ahí esperando que hagamos algo por ellos, cuando permanecemos impasibles sin forzar a nuestros gobiernos a que de una vez por todas actúen en consecuencia y eviten, que semejantes nuestros, sigan muriendo en las peores condiciones de vida.

Por cierto…, se desvanecen las ilusiones que muchos teníamos puestas en Barack Obama, otro más a englosar la lista de los que pueden y no hacen nada por la humanidad.

Európides.

En estos días, no hay nada más que coger la prensa para sacar conclusiones de lo que está pasando. Y sin querer te hace pensar en qué es lo que se debería hacer para evitar ciertas cosas o qué se debería hacer para que algo no pase o que no se llegue a esos extremos.

Supongo que vosotros también tendréis ideas e inquietudes, que también me gustaría comentar.
Si empezamos por un tema que tiene indignada a toda la población española es hablar de la justicia, en donde son los juristas y algunas minorías, los únicos que están convencidos que las penas en España son muy duras o las más duras de Europa, alegando que existe un gran desconocimiento y por eso se pide para algunos delitos la cadena perpetua.

Dicen además, que no se puede ver la aplicación de las penas desde el punto de vista de los familiares, pues no se trata de actuar con venganza contra nuestros queridos y amados asesinos.
Pero lo que está claro, es que no puede primar la opinión de cuatro, ante la opinión de 45 millones de personas, por lo que ahí lo dejo, esperando que aunque ciertas minorías defiendan a ultranza la reinserción a toda costa, se den cuenta de que la sociedad está pidiendo ya en voz alta que se haga verdadera justicia, porque la frase más oída en la calle es esa, “no hay justicia”.

En época de crisis, pido que de una vez por todas, acaben los partidos políticos de echarse cosas en cara y se pongan a trabajar mano a mano para sacar a España adelante, que es algo que los españoles y toda la población que vive en España agradecerá. Pero para eso es necesario que se quiten la máscara de odio mutuo que se tienen y trabajen para España, no para sus partidos.

Es necesario nombrar Comisiones ajenas, que controlen todos los movimientos y den el visto bueno a cuantas operaciones monetarias se hagan a todos los niveles, pues con esto, además de crear nuevos puestos de trabajo, evitaremos que más de uno se aproveche de su cargo para enriquecerse a costa de los demás.

Hay que apoyar a las empresas sí, pero que se comprometan a la creación de puestos de trabajo. Y para que estos puestos de trabajo se creen, se nombren inspectores que sean los encargados del control de puestos de trabajo y de los despidos improcedentes, así como del número de trabajadores en prácticas y formación que tienen que haber en cada empresa.

Además, hay que exigir a las empresas según su sector, nuevos puestos para poder dar cabida a los jóvenes que acaban su carrera universitaria. Y entre los puestos propios de las empresas, más los de la Administración y el funcionariado, se tenga hecha la previsión anual, para que nadie que acabe una carrera, se quede sin trabajo relacionado con sus estudios.

Y puestos a construir, aún existen muchos institutos y colegios en los que muchos estudiantes tienen que acudir a sus clases a barracones y contenedores, o sea que a aprovechar el veranito y a construir aulas nuevas, que darán puestos de trabajo y harán algo positivo para nuestros jóvenes.

Existe la frase “la prestación del paro ni tocarla”…
Pues no, hay que tocarla y mucho, pues en situaciones normales donde se genera empleo nos puede servir, pero en casos como el que estamos viviendo, no nos sirve porque se acaba y deja al que lo cobraba con una pequeña prestación que no llega ni para cubrir los gastos mínimos.
Además, unos lo cobran y otros no, por lo que no es una medida justa ni equitativa.

La única forma es pagar por familia.

Pongamos un ejemplo con una cantidad estimada que pueda satisfacer los gastos familiares mínimos.

Una familia de cuatro miembros (marido, mujer y dos hijos menores de 21 años) que no trabajan:

– 300 El marido.
– 300 La mujer.
– 200 (100 por hijo).

Esta familia sin trabajar percibiría 800 euros, cantidad suficiente para al menos poder vivir algunos meses sin trabajar pero con recursos mínimos y no extra mínimos, como pasa ahora.
Supongamos que trabaja el Marido.

Percibirían esta misma cantidad, más el salario de su trabajo disminuido en la cantidad que le corresponda. Es decir, si el marido trabaja en una empresa en la cual cobraría hoy día 1.200 euros, el marido percibiría 800 euros, más los 400 que le paga el Estado por él y un hijo.

Si además trabaja su mujer, pues percibiría su paga correspondiente a la de hoy día, minorada en 400 euros como hemos aplicado para el marido, por ella y el otro hijo.

Es muy simple, pagar a cada español mayor de 21 años, 300 euros y por cada hijo 100 euros, perdiendo la prestación de los hijos cuando estos cumplen 21 años.

Y adiós a la prestación del paro para siempre.
Adiós también a las prestaciones de ayuda familiar.

(Continúa en la parte 2).

Parte 2
Hay también que reducir la especulación y para ello tendrían que existir inspectores (más puestos de trabajo) que se encargaran de garantizar desde el precio de salida de cualquier producto, el precio máximo al que se podría vender.
Esto significa por ejemplo que un producto que sale del agricultor a 10 céntimos el kilo, no sobrepasara los 40 ó 50 céntimos el kilo cuando llega al consumidor.
Importante es cobrar al consumidor sólo el primer IVA y no el último que es el que encarece a los productos, porque el consumidor no lo recupera y además el IVA , se creó como un impuesto para controlar a las empresas no al consumidor, por lo cual, los que tienen que pagar ese IVA, son las empresas.
Y en las facturas, hacer constar el primer y último IVA, el primero que es el que paga el consumidor y el último que ha pagado el empresario o establecimiento que lo pone a la venta del público.
Se debe de hacer un mayor control de calidad, pues hay muchos productos basura que nada más comprarlos con un uso o dos están rotos. Y no me refiero sólo a las tiendas de los chinos, pues hay otras, que con tal de dar un precio muy bajo, nos están dando utensilios que no sirven para nada.
Más ayuda humanitaria a la tercera edad, pues hay muchas personas solas y necesitan la ayuda de alguien para algunas labores de casa.
Más ayuda humanitaria a los disminuidos físicos y psíquicos, pues es penoso que un minusválido no pueda ir a una excursión con su colegio o instituto por no disponer de un monitor que lo acompañe. Y esto se traduce en crear puestos de trabajo para monitores que se encarguen de ayudar a la tercera edad y a los minusválidos.
Estudiar qué medidas se deben adoptar en colegios e institutos, para garantizar a la sociedad una buena educación a nuestros hijos para evitar todo esto que copio de un post que hice cuando no me leía nadie y que titulé Maleducados y Antisociales:
Cuantas veces hemos visto un coche aparcado en una acera o en un paso de peatones…
Cuantas veces casi nos atropellan por las prisas de no parar…
Cuantas veces hemos pisado una mierda de perro…
Cuantas veces hemos visto que el dueño del perro no la recoge…
Cuantas veces hemos visto a transeúntes tirar papeles al suelo…
Cuantas veces nos hemos encontrado un retrete público con excrementos sin limpiar…
Cuantas veces vemos a gente escupiendo por las calles…
Cuantas veces se orinan fuera de la taza…
Cuantas veces hemos visto dejar tiradas basuras…
Cuantas veces hemos visto a vecinos tirar la basura por la mañana…
Cuantas veces se nos han colado cuando hacemos cola…
Cuantas veces han tirado colillas por los balcones y han quemado los toldos…
Cuantas veces han destrozado un banco para sentarse…
Cuantas veces han hecho pintadas en las fachadas…
Cuantas veces hemos visto a un individuo meando en la vía pública…
Cuantas veces no recogen los restos de un botellón…
Cuantas veces dejan desperdicios tirados en el campo…
Cuantas veces ha pasado una moto y nos ha dejado sordos…
Cuantas veces pone un vecino la música “a toda pastilla”…
Cuantas veces han cortado esa rosa tan bonita en un parque…
Cuantas veces hemos visto apartarse una anciana para que pase un niñato…
Cuantas veces han tocado el timbre de tu puerta para molestar…
Cuantas veces no han ayudado a una mujer con el cochecito de bebe a bajar o subir unas escaleras o del autobús…
.
Muchas, muchas veces…
.
Y esto no es nuevo de ahora, sino que parte de una mala educación tanto cívica como social.
.
Y no la tienen porque incluso sus padres, tampoco la recibieron y poco puede educar el que ni sabe ni tiene conocimientos para ello.
.
En algunos de estos casos, las multas sirven para que ese energúmeno se lo piense, pero no siempre hay un policía detrás de cada energúmeno.
.
Ni siempre vamos a estar recriminando a estos individuos lo que hacen mal, pues nos arriesgamos a que encima o nos chillen e insulten o que incluso nos peguen una paliza.
.
Pero lo que sí tendriamos que hacer es comprometernos a cumplir lo mejor posible nuestras labores de ciudadano y que pensemos un poco en los demás.
Al Gobierno le toca, en esa nueva asignatura de Educación Social, incluir estos temas, algunos más y sensibilizar a todos los escolares, para que en el futuro sean unos ciudadanos ejemplares.
.
También al Gobierno y a las Comunidades Autónomas, les toca hacer, una buena campaña a través de los medios de comunicación, en donde se les haga entender a todos los ciudadanos el camino a seguir para una convivencia mejor.
.

(Continúa en parte 3)