Archivos de la categoría ‘Aborto’

Al margen de todas las cuestiones religiosas y morales, lo que está claro es que el aborto, es interrumpir o acabar con una futura vida, con un futuro ser humano. Y nadie es quien para acabar con la vida de nadie.

Otra cuestión muy diferente es que anteriormente al embarazo se pongan impedimentos para que éste no se produzca, como pueden ser las medidas anticonceptivas.

Apoyo la interrupción de la fertilidad cuando se produce en contra de la voluntad de una mujer cuando es forzada o violada, pues desde ese momento ya se puede impedir de muchas formas y lo encuentro justificado.

Ahora bien, una cosa es poner impedimentos antes de la fecundación del óvulo y otra bien distinta es después de la fecundación.

El por qué no lo tengo claro, es por la sencilla razón de que no sé cuando empieza la vida y hoy día creo que nadie lo sabe, pero es muy probable que esa vida empiece en el justo momento en que el óvulo es fecundado.

– A las dos semanas se inicia el desarrollo del sistema nervioso.


– A las tres semanas de vida empieza a diferenciarse el cerebro, aparecen esbozos de lo que serán las piernas y los brazos y el corazón inicia sus latidos.
– A las cuatro semanas ya empiezan a formarse los ojos.
– A las seis semanas la cabeza tiene su forma casi definitiva, el cerebro está muy desarrollado, comienzan a formarse manos y pies, y muy pronto aparecerán las huellas dactilares, las que tendrá toda su vida.
– A las ocho semanas el estómago comienza la secreción gástrica; aparecen las uñas.
– A las nueve semanas se perfecciona el funcionamiento del sistema nervioso: reacciona a los estímulos y detecta sabores, pues se ha comprobado que si se endulza el líquido amniótico -en el que vive nadando dentro del vientre materno- ingiere más, mientras que si se sala o se acidula, lo rechaza.
– A las once semanas ya se chupa el dedo, lo que puede verse perfectamente en una ecografía.

Y si hay vida, nadie es quien para acabar con esa vida aunque los cuatro políticos de turno hayan aprobado una ley que diga que es legal.

Y sirva como ejemplo el que antes, los duelos estaban permitidos por ley cuando era una barbaridad, pero estaban permitidos.

Existe una moral y una conciencia en nuestro interior que nos dicta hasta donde podemos llegar y todos sabemos distinguir lo que está bien o lo que está mal, independientemente de la creencia religiosa que se tenga.

Espero que de una vez por todas apliquemos la razón a asuntos incuestionables como este y que nunca se tendrían que haber permitido.
Y todo esto pasa por la ineptitud de los que aprobaron esas leyes, que para mi siempre contarán en mi memoria como unos asesinos de la humanidad.

Ya me diréis que opináis de todo esto…